Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Ibáñez

Prisas

Prisas

La ansiada vuelta a la normalidad, casi total estos días, da la impresión de que trae consigo unas prisas tremendas, como si quisiéramos recuperar el tiempo perdido durante el encierro por la pandemia y las posteriores restricciones. Habrá que tocar madera, por si acasu, para regresar a la etapa primitiva. Y con los matices que se quiera tener en cuenta que éramos felices pero no le dábamos importancia alguna.

Resulta toda una constante que ya a primeros de junio nos empiecen a bombardear con el sorteo de la lotería navideña, otras organizaciones también lo copian. Puede pasar por la época vacacional veraniega y los encargos de familiares y amigos por, si como dice el anuncio, “y si toca aquí”, que en este caso sería “allí”.

Ahora mismo me llama la atención –más prisas– que en buena parte de medianas superficies y alguna pequeña tienda ya tienen a la vista los turrones y demás productos clásicos de la Navidad, por lo cual, cuando lleguen las fiestas, ya se te quitó la gracia. Nuevo adelanto.

También desde hace un mes algunos escaparates nos ofrecen castañes con una pinta excelente, otra cosa impropia de la fecha, pues entiendo que cosas hay que deben de tener su ciclo, aunque en Asturias, tierra de castañales están totalmente desaprovechados. Así que da envidia comprobar cómo Galicia, Extremadura o el Bierzo generan importante riqueza y empleo, con su transformación en variados productos.

Por Asturias cada vez menos y, si acaso, sirven para que unos cuantos prejubilatas y ociosos se entretengan apañando las cuatro que van quedando. Por eso resulta muy loable la idea de la Sociedad de Festejos del Carbayu con la plantación de dos centenares de ellos apadrinados por diversas personas, que en este caso sin prisa alguna irán dando su fruto. Y puede que, en un futuro, al paso que vamos, sea todo un referente, cual museos al uso actuales de lo que fuimos y en lo que quedamos.

Las prisas nunca fueron buenas consejeras, dice el refrán. Totalmente de acuerdo.

Compartir el artículo

stats