Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Alonso Vega

Desde la Meseta

Luis Alonso-Vega

Ya se nos acaba

La despedida del tiempo cálido y la entrada en el otoño

¿Qué finaliza? Fácil, el buen tiempo, aunque el norte no disfrutó de sol y la playa no tuvo el normal llenazo, por ejemplo, que se vio en Levante, que extranjeros y nacionales invadieron en sus vacaciones.

Tengo el recuerdo, cuando trabajaba, de que en el mes de enero había que escoger los días y el mes de vacaciones, donde un año se escogía a los hijos con escolaridad y al año siguiente los que no tenían hijos o estaban solteros.

El buen tiempo, estimo que comienza en primavera, donde la temperatura empieza a templar y apetece, con los primeros rayos de sol, salir a pasear y comenzar, poco a poco, a desprenderse de la ropa de invierno. Y así llegar a septiembre, con la amenaza del invierno a la vuelta de la esquina, cuando nuestros brazos comienzan a enfriarse y la manga larga comienza a ser necesaria.

Sin embargo el otoño, junto con el invierno, sigue siendo época de descanso y vacación de bastantes personas que buscan refugio en Sudamérica, el que tiene medios económicos para poder desplazarse.

El pasado año, quizás por la pandemia, nuestras vacaciones, las de todos, ni empezaron ni acabaron. La obligación de confinarse y algunos hasta de hospitalizarse, aislándose de los suyos, hizo que nos quedáramos aislados con cierta tristeza. Solo unidos por medios telemáticos. Un encierro que duró más de un mes.

Volvamos al otoño y pensemos en la proximidad de una Navidad que vuelva a unir a las familias, gracias a las vacunas del covid y de la gripe.

Compartir el artículo

stats