Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Ibáñez

Pensiones

La revalorización de las prestaciones a los mayores

Como resulta habitual por estas fechas dan comienzo los mensajes subliminales y globos sonda para ir preparándonos de lo que nos espera en el tema de las pensiones. Aprobado está que las del año en curso deben de subir de acuerdo con la inflación media de noviembre respecto a los meses previos. Ahora mismo se cifra en un 2,3%, con lo cual sería –ya veremos– la cantidad en la que se revalorizarían las contributivas, y un 3% las no contributivas. Además de una “limosnilla” en enero por el desvío en el año actual.

Yo no sé si el “cocinero” Tezanos mete la mano también en estos estudios, pues a todas luces se observa que no van acordes con el incremento del coste de la vida. Simples ejemplos la electricidad, los carburantes o la cesta de la compra, que arrastran todo.

Con una cifra de nueve millones largos de pensionistas en nuestro país, si se unieran como grupo político o de presión, tendrían la sartén por el mangu y la posibilidad certera de quitar o poner Gobiernos, pues desde el inicio de la democracia han sido ninguneados por todos ellos.

Con el añadido de que a muchos de poco les ha servido trabajar una vida entera –a veces en condiciones penosas– para al final recibir prestaciones inferiores a otros que en su vida no le han dado un palu al agua, y como se las saben todas viven de pm.

Se está haciendo énfasis en todo “lo social”, aunque en este aspecto no sea oro todo lo que reluce

También nos anuncian que los jóvenes que cumplan 18 años recibirán la cantidad de 400 euros para invertir en “temas culturales”, cuando llegan a la edad en que pueden votar. Tufo electoralista. Mientras tanto se les regatea a los pensionistas, pese a cotizaciones y esfuerzos realizados durante décadas, una adecuación acorde con los tiempos.

Además de millones de viudas. Que por eso mismo cada vez se encuentran más desprotegidas en cuanto a sus pensiones, con multitud de ellas dependiendo cada vez más de diversas entidades para poder sobrevivir. No parece justo, no.

Compartir el artículo

stats