Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ricardo Montoto

Dando la lata

Ricardo V. Montoto

Trapos sucios

La polémica surgida tras las declaraciones del ministro de Consumo sobre la carne

Pienso que a tu país hay que ponerlo a parir de puertas adentro, en casa. Y el extranjero está para presumir del “mejor lugar del mundo”.

Sin embargo, por desgracia, insignes personalidades patrias han hecho exactamente lo contrario, esto es, vivir a cuerpo de rey en España y airear los trapos sucios internos al otro lado de la frontera. Particularmente activos en la materia son los expresidentes del Gobierno, proclamando por el mundo las taras de los sucesores y augurando calamidades.

Y, claro, siempre habrá extranjeros que piensen: “Si este tipo dice lo que dice de su país y del Gobierno actual, me voy a replantear mis relaciones e inversiones”. Porque estas gracietas suelen tener repercusiones económicas. Y son gravosas.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, acaba de protagonizar un formidable paso adelante en esta costumbre suicida, al poner en conocimiento de la prensa británica que la calidad de la producción cárnica de las grandes explotaciones españolas es pésima. Toma ya. El autor de la entrevista aún está frotándose los ojos. No entraré en la veracidad de las afirmaciones del ministro, porque no dispongo de datos fiables, pero, aunque tenga más razón que un santo, por favor, afronte el asunto aquí y no lo divulgue fuera, que bastantes problemas tenemos ya como para, encima, hacer publicidad negativa de nuestro país. Eso dejémoslo a Puigdemont y su comparsa.

¿Imaginan a un ministro de Su Majestad reconociendo que los coches ingleses fallan más que una escopeta de feria y que el güisqui escocés en realidad es de garrafón chungo? Pues eso. Porque como Garzón se venga arriba en la prensa internacional, tras la carne y la llamada a la huelga de juguetes por Navidad, que se preparen los de las paellas de chiringuito playero, los taxistas de aeropuertos, los exportadores de fruta y todo aquel al que le ponga el ojo encima.

Va tener razón Bismark al afirmar que España es el país más fuerte del mundo. “Lleva siglos intentando destruirse y aún no lo ha conseguido”.

Compartir el artículo

stats