Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albino Suárez

Como el río

Albino Suárez

Cantar bien, neña

El origen y la historia de las agrupaciones musicales del concejo de Laviana

En el álbum de fiestas de Laviana de 1933 (el primero que se republicó en este municipio) se insertó una foto en semicírculo, en la que aparecía el que fue el primer Orfeón Lavianés, cuyo director lo era don Melchor Hevia... No sé si sería parte del uniforme que no lucían, la boina que si usaban todos los miembros del referido Orfeón...

El Coro cantaba al son / de la mejor armonía.../ Morena, saca el porrón, / que me arde el corazón / si no bebo esa sangría / que tú tienes al balcón...

Este Orfeón Lavianés tuvo sus raíces fructíferas en el Ateneo Popular de Laviana. Duró poco tiempo, pues primero la Revolución de 1934 y, después la Guerra Civil de 1936, que sí duró más de la cuenta, ya por ella, ya por sus consecuencias, que sí duraron mucho. Muchos de los miembros de la agrupación se quedaron por el bélico camino de la guerra, como Juanelo, Juan Fernández, que había sido Jefe de los municipales de Laviana; otro que se sabe que murió en el frente fue Manuel Díaz...

Fueron miembros asimismo del Orfeón Lavianés José Pandiella, quien era cronista y corresponsal en Laviana de algunos periódicos de Gijón. Y fueron, según informes, sus hijos Atanasio y Enrique. Atanasio fue precisamente alcalde de Laviana entre los años de 1947 y 1955, sucediendo a Manuel García-Jove Zapico. Pandiella fue sucedido por Ramón Vázquez Moro.

Puestos a hacer referencia del ajetreo de cambios que hubo, podríamos decir que los alcaldes duraban entre fechas muy poco tiempo. No es extraño, pues, que el Orfeón, creado por el Ateneo Popular, no duraran ni el uno ni el otro. La guerra y los que la ganaron acabaron con los centros culturales populares, sobre todo si habían sido republicano-socialistas

¡Que viva Laviana, viva / todo el pueblo lavianés, / desde la Cuesta de Arriba / al Carrio que mal esquiva / el Nalón. Ni a la de tres...

Después, pasados los años y olvidado el Orfeón Lavianés, auspiciado por el Ateneo Popular, nació la Masa Coral, por la que pasó mucha juventud lavianesa o polesa, en la que se recuerdan voces valiosas, que conmovían las ceremonias rituales de la Iglesia, escenario de sus muchas actuaciones aplaudidas.

Viene esto a cuento de que Laviana es la localidad de Asturias que más es citada en la tonada asturiana. Solistas pocos; cantantes en masas o grupos sí hubo en abundancia. O sea, Laviana suena por eso y por otro.

Compartir el artículo

stats