Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ismael González Arias

El parque de los perros

La apertura de la zona verde de La Mayacina, en Mieres

Queda solemnemente inaugurado este parque de La Mayacina.

El parque de los perros

Un centenar de personas, entre políticos y aplaudidores. Y un montón de perros, con sus dueños correspondientes, esperando turno para dejarlo inaugurado de manera formal con sus levantamientos de pata y sus doblamientos de corvas traseras. Si el de toda la vida se llamó el Parque los Patos, este va camino de ser el Parque los Perros. Da igual que al otro le hayan puesto el nombre oficial de Xovellanos y a éste, a no tardar, le querrán poner el nombre de Aníbal Vázquez. La toponimia tradicional y popular permanece. El mejor ejemplo lo tenemos con los nombres de las calles de esta zona, donde tienen nombre unos cuantos ilustres, como los Peña, el Inda y la Pasio. Como también el exalcalde Eugenio Carbajal. Época en la que arrancó el proyecto de convertir lo que era La Mayacina en solares edificables y parte de Mieres. Proyecto que fue creciendo con los alcaldes Gustavo Losa, Misael Porrón y Luis María García. Unos 35 años de historia para llegar a este parque. Mieres tiene alma de tango y 35 años son nada. Pero, en este sentido, lo correcto sería, ya que tiene calle Eugenio Carbajal en la zona, ponérsela también a Losa, Porrón y Luis María. Aunque sólo sea por tener gente relacionada con el proyecto. Los otros, los que tienen el nombre oficial de las calles, ni hicieron nada por La Mayacina, ni siquiera por Mieres. Y así, como colofón, ponerle el nombre del parque a Aníbal. Para recordar que después de una legislatura de Carbajal, una de Losa, dos de Misael, dos de Luis María y tres suyas, le tocó inaugurarlo. Trabajo costó. Los perros de Mieres les estarán eternamente agradecidos.

En este último sentido, el parque se ve bastante bien. Tiene un circuito para perros (Dogs Walking Circuit, en el lenguaje de los ingenieros paisajistas). Tiene unos cuantos bancos para sentarse a charlar con otros dueños de perros y para que estos se relacionen y, si ello es menester, lleguen a mayores estas relaciones. Tiene, como no, una pequeña zona de juegos para que disfruten los niños de los dueños que además de perro tienen hijos. Que no son muchos, pero siempre hay alguno. Y, bien pensado, diferentes parterres con plantas, ya que a los perros les encanta la variedad botánica a la hora de mearlas. Como también pequeñas colinas y zonas de césped en las que tanto disfrutan los perros afilando las uñas.

Un Parque los Perros, pues, bien pensado y en el que se evidencia que la mayor parte de los que aportaron ideas al conjunto fueron dueños de perros. Ya sólo resta, como en Mieres en general, una planificación correcta de distribución de papeleras para no andar cargando con la mierda en bolsa mucho rato. Aprovechando lo que ganó la zona con el parque se instaló este año la Feria de Artesanía de San Xuan. Como siempre, no hay ni un solo artesano. Pero le da ambiente.

Compartir el artículo

stats