Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Rodríguez Cortés

El 75 aniversario de la peña ciclista de Ujo

En 1947 Juan Rodríguez Vigil fundó el colectivo «Santa Eulalia», que organizó importantes carreras en la zona

Hace unas fechas recordábamos el 75 aniversario del accidente ferroviario de Valdegatín en Aller. Otra efeméride del mismo año 1947 fue la fundación de la Peña Ciclista «Santa Eulalia» de Ujo (Mieres), organizada por un grupo de vecinos comandados por un hombre entusiasta, Juan Rodríguez Vigil, miembro de una notable dinastía de profesionales sanitarios, promotor de numerosas actividades en Ujo en las décadas de los años 40 y 50 del pasado siglo. La «Santa Eulalia» pone en marcha en 1947 el primer Circuito Ciclista de Ujo, carrera de ámbito nacional, que congregaba a lo mejor del pelotón ciclista de la época y colocó a Ujo como una de las referencias más conocidas del ciclismo nacional junto con Mieres y Avilés.

La década de los años 40 del pasado siglo fue una época de esplendor de nuestro ciclismo. Surgen en Asturias, por citar las más antiguas, una serie de pruebas ciclistas con presencia de corredores nacionales. En Avilés en 1940, nace el «Gran Premio de Pascua», heredero del «San Agustín» anterior a la guerra civil. Desde 1935 también se celebraba «La Vuelta a la Reigada» en las proximidades de Avilés. En el año 1940 arranca el «Circuito del Portal» en Villaviciosa. En 1943 debutan dos grandes pruebas: El «Circuito de San Juan» en Mieres y la «Subida al Naranco». En 1945 el «Circuito de Trubia» y «Circuito de La Campa» (Lieres) y en 1947 aparecen nuevas carreras como el «Circuito de La Tenderina» en Oviedo, la denominada «Rodolfo González» en San Esteban de Pravia y el «Circuito de Ujo» al que nos referimos anteriormente. En el calendario oficial de la Unión Velocipédica Española de 1950, Asturias organizaba nada menos que 16 carreras de ámbito nacional.

Retomando la historia de la Peña «Santa Eulalia», en mayo de 1947, Vigil propuso a un grupo de amigos y vecinos la creación de una peña ciclista con objeto de organizar una carrera ciclista para el mes siguiente. El ambicioso proyecto era todo un desafío para un pueblo de escasos 3.500 habitantes, dada la cuantía de premios que había que otorgar y la carencia absoluta de fondos para hacer frente al desembolso de los premios. A base de imaginación y entusiasmo se obviaron todos los obstáculos y se buscaron variadas formas de recaudación. Finalmente se celebró la carrera con la participación de muchos ases nacionales de la época. La Peña prosiguió con sus actividades y pronto pusieron sobre la mesa la posibilidad de conseguir la concesión de los terrenos en La Llera, propiedad de la «Hullera Española» y fundar un equipo de atletismo.

Otra idea presente durante mucho tiempo en la mente de Vigil, y que no llegó a plasmarse, era la organización de una carrera de montaña que bautizarían como la «Carrera de los cinco Altos», con el siguiente itinerario: Ujo, alto de Pajares, alto de la Cubilla, Lena, Bárzana, Lena, Riosa, Oviedo, Mieres y Ujo, incluyendo los altos de Pajares, Palo, Cobertoria, Las Segadas y el Padrún.

En la tradición ciclista de Mieres es obligado recordar a otra peña de importante presencia durante décadas: La «Peña Trapiello» y los mierenses Cilio Losa y el Garaje Tuñón, pioneros de la organización del ciclismo en Asturias.

Compartir el artículo

stats