Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albino Suárez

Como el río

Albino Suárez

Sara Díaz, cantante; José Antonio Segador, escritor

Donde la cuenca del Nalón alienta ilusión, igual que ayer carbón

Son dos de la cuenca del Nalón, que a buen seguro no se conocen. Son, en edad, muy distintos. Sara Díaz ronda los veinte años, es de Laviana, cantante, llena de ilusión y decisión, la que inicia su andadura artística ahora, animando las tardes del Hórreo de Carrio, y Segador –José Antonio Segador López– es de Barros, Langreo, y abuelo, residente en Gijón, jubilado, el cual ha publicado su primer libro, "Mi Historia", la suya, como una necesidad de contar sus vivencias, penitencias y solvencias, que las tuvo en su tiempo de panadero y en su tiempo de Uninsa. O en la mili, o en múltiples recuerdos que va describiendo sin tapujos y sin maquillajes.

Son dos de la cuenca, distintos, pero, en lo que hacen, ilusionados.

A Sara le resplandecen los sueños, como los ojos, así como la voz que le sale del interior, tal cual el manantial que nace de una fuente limpia y transparente del roquedal de la vida. Canta para que los demás sientan que el canto es un don, que en ella está amaneciéndole la vida, y que ella extiende a los demás, para que disfruten del eco de su voz hecha canción.

Sí, son dos de la cuenca, distintos, pero en lo que hacen, ilusionados.

A Segador le ilusionaba contar su vida, sus experiencias; contar sus vivencias, y hay que decir que lo ha logrado, mientras va reflejando secuencias de aquello que en su entorno merece contarse. Lo que hace, incluso, creyendo en Dios y en que "todo el mundo es bueno". Pero el bueno es él, al que conocimos en la "Gran Enciclopedia Asturiana", y el que disfruta asimismo pintando al óleo y el que, por pintar, fue castigado en la mili a pintar la mansión de un capitán... desde los cimientos al techo.

"Mi Historia", la de Segador, narra lo que el trabajo brinda, produce y renta. Trabajó de continuo, igual que ha escrito su libro: acontecer tras acontecer, sin dar lugar al descanso al leerlo. Tal es una delicia forzada hasta llegar al final de su historia, que acaba siendo admirable.

Y, por cierto, Sara Nochez, que así leemos que pone en los carteles, la veremos un día de directora de algo que trate de turismo, pues que de Turismo y Relaciones estudia, al parecer, con sobresaliente. De ella, hoy y ahora, se habla de novísima cantante de estilo moderno. Nosotros hemos hablado de dos de la cuenca.

Compartir el artículo

stats