Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Cuesta

A contracorriente

Carlos Cuesta

Sonoridad solidaria

El concierto de "Cum Laude" en Laviana para recaudar fondos para las esculturas de Palacio Valdés

Un concierto con sabor a música cercana, próxima, afecta, directa y ritmo a rebosar. El público entregado y participativo con el grupo "Cum Laude" de factor decisivo con el pentagrama y la clave de sol en ritmos variados y las fusas y semifusas entre el punteo de las guitarras y las voces acompasadas de unos músicos convencidos de su éxito.

Sonoridad solidaria

El ambiente era propicio, el repertorio bien preparado y los tiempos escénicos con el control adecuado para que el respetable participara a fondo de un espectáculo musical que cumplió con creces las expectativas de toda la audiencia. Dos horas musicales sin tregua y mucho alarde artístico en una actuación estival para recordar. "Cum Laude" y su elenco nominativo convenció a un auditorio que rozó el lleno y eso es lo importante en un afán solidario y altruista con la finalidad de lograr culminar el grupo escultórico en homenaje al escritor Armando Palacio Valdés auspiciado por la Sociedad Cultural y Gastronómica "La Pegarata". Y las cosas bien hechas bien parecen....

Y la música de "Cum Laude" cautivó a los presentes que tarareaban de continuo cada pieza exhibida entre las tablas. Boleros, tangos, melodías de siempre, folklore popular y mucho entusiasmo en un montaje cargado de calidad y sensaciones. Andrés Llavona con su guitarra armónica en acordes retóricos, Ramón Fernández con su voz imaginativa de buen barítono, Luis Fonta, que jugaba en casa, hizo alardes acrobáticos y estilosos en sus corridos sensuales y evocadores, Chus Canteli enganchado a sus excelentes punteos guitarreros y mucho talento en sus manos empujó al grupo al éxtasis artístico, cerrando el círculo musical con la óptima interpretación de Laude –feliz mantenedor– enfrascado en bongós de tinte cubano y maracas caribeñas en una percusión abierta y acompañada con sus chistes hilarantes conformando un escenario bien definido.

Bien por "Cum Laude" en su sencilla puesta presencial y estupendo su amplio y variado repertorio que agradó a un público con ganas de disfrutar y pasárselo bien. Y lo más destacado: la solidaridad bien entendida por una causa justa y cultural. Armando Palacio Valdés a buen seguro que aplaudió con ganas ante su tributo y en las notas melódicas de "Cum Laude" surgía cada poco el recuerdo íntimo y emocionado hacia el gran escultor que fue Simón Martínez. Nolo y Demetria están con nosotros. ¡De verdad!

Compartir el artículo

stats