Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gloria Muñoz Ávila

Gloria Muñoz Ávila

Portavoz Socialista Municipal del Ayuntamiento Mieres

Absolutismo, no mayoría absoluta

La gestión del equipo de gobierno de IU en Mieres es arbitraria, subiendo tasas y privatizando servicios

Imagínense una comunidad de cualquier vecindario, donde la mayoría decide por diversas razones que hay que cambiar de gestor, les dicen que la hucha de la comunidad está vacía porque antes se hicieron muchas cosas, cosas que se decidieron entre todos. Hay una hipoteca, aunque el valor de la misma varía según te lo cuenten o mires los datos. Los gestores deciden que lo primero es pagar, a expensas del resto de las necesidades e incluso se aprueba una derrama en la que se debe aportar sin diferencia, aquí no se aplica ni propiedad horizontal, ni nada.

Pasa el tiempo y la hucha se vuelve a llenar dejando por el camino el buen estado del edificio, siguen sin atenderse las necesidades de los vecinos porque los que gestionan deciden que no, y además ellos se han desprendido de los de mantenimiento.

Sin embargo, ustedes ven como si hay algunos vecinos a quienes les han arreglado su tramo de escalera o incluso su terraza, mientras a otros ni siquiera le dan una bombilla para alumbrar su puerta. Así quienes viven en las plantas altas apenas tienen escaleras para subir y bajar, mientras otros celebran fiestas en el patio, Ven como su tejado tiene goteras mientras otros obtienen sombrillas y tumbonas para disfrutar del buen tiempo.

Además, pueden observan como son siempre las mismas personas quienes hacen los trabajos y que estas obras solo van a determinados grupos o a sus proximidades, el dinero siempre se lo llevan los mismos. Por si fuera poco, hay a quienes les devuelven parte de sus cuotas, aunque tengan algunas deudas con la comunidad, mientras a otros ni siquiera se les permite un solo retraso, e incluso hay personas a quienes, por decisión de los gestores, se les ofrece una ayuda que nadie conoce.

Lo que antes era una comunidad ha pasado a ser propiedad de unos pocos. Cuando ustedes piden explicaciones, no se las dan, lo han decidido así y si no lo entienden ya saben a dónde pueden irse.

Pues eso mismo está pasando en nuestro concejo, que se eligió una mayoría absoluta para gestionar y que esta ha tomado similares decisiones: que nos subieron las tasas, que eliminaron puestos de trabajo, que dejaron de realizar mantenimientos básicos y obras necesarias, que nos hipotecan con contratos privados a diez años, que abusan de los contratos menores que parecen acabar en las mismas manos, que no controlan que se cumplan las condiciones firmadas, que permiten alargar plazos sin motivos definidos, que sancionan a unos si y a otros no…

Eso sí, se apuntan como propios los esfuerzos de otras administraciones, mientras culpa de todo a los demás, ellos no reconocen un solo error.

Un ejemplo de esto es lo que ocurrió en el pleno de junio ante cuestiones planteadas por el grupo municipal socialista, que, realizando su trabajo de control, sorprendió al equipo de gobierno al preguntar por unas facturas pagadas a una empresa privada, por un servicio que no presta este Ayuntamiento, sin contrato ni expediente técnico correspondiente. Nos responde el gobierno de IU que es una decisión tomada por la concejalía correspondiente, afirman primero que se trata de una ayuda de emergencia (pero no es posible puesto que estas son personales, se realizan en un único pago y no en varias facturas a una empresa) tampoco puede ser un contrato de emergencia porque para esto hay fórmulas establecidas y no puede tratarse de una emergencia sobrevenida cuando se repite en distintos periodos, fue por tanto una decisión personal, que no puede tomar ningún cargo público. Y que no solo se tomó una vez si no varias.

Esta es la gestión del gobierno de IU: arbitraria, porque toma decisiones apoyadas en el criterio de una persona y no en los principios que deben regir toda actuación pública. Absolutista, porque no rinde cuentas como debe hacerlo con total transparencia y dice actuar para el pueblo, pero sin el pueblo o solo con una parte privilegiada.

En castellano existe una palabra para definir todo esto, "alcaldada", que según el diccionario es una acción arbitraria que realiza un alcalde o cualquier persona que abusa de su autoridad. También se utilizaba para definir un dicho necio, igual se les ocurre algún ejemplo de intervenciones de esas que circulan por las redes últimamente a las que se les pueda aplicar este término.

Compartir el artículo

stats