Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Ibáñez

Deterioro

El aumento de la pobreza en la sociedad española y los problemas de muchas familias para llegar a fin de mes

Las noticias, no por sabidas, de este mes de agosto que ya declina y se va acercando a su final, no son precisamente esperanzadoras.

La inflación es galopante y nos afecta a casi todos. Además no resulta real, una cosa esta última que se puede comprobar a diario en productos de cualquier tipo, pero básicamente en la cesta de la compra donde los precios se han multiplicado literalmente en los últimos tiempos.

Estamos llegando a un deterioro que nunca nos habíamos imaginado, en el que millones de españoles tienen que depender de diversas organizaciones y entidades para subsistir con lo más mínimo.

Cómo estará el panorama que leo hoy que en diversos lugares de nuestro país se ha ordenado que los contenedores anexos a los supermercados sean sellados una vez que estos depositen las mercancías que no aptas para su venta.

La ironía no es otra porque produce ¡alarma social! Aunque uno estima que la citada alarma social es que cientos de miles de personas tengan que r buscarse la vida de esta manera.

No hace falta ir muy lejos para comprobarlo, pues aquí en las Cuencas te puedes encontrar a diario persona rebuscando en los contenedores o pendientes de mercados y tiendas cuando desechan diversos productos.

A esto se puede añadir la plaga de mendicidad callejera actual.

Respecto al precio de la luz y el gas no van a hacer falta consejos para su ahorro, pues la inmensa mayoría no puede llegar ni a lo mínimo.

Así que cada vez nos acercamos más a aquello de que «La vida es sueño», de Calderón de la Barca. Ya saben, el que decía: «Cuentan de un sabio que un día tan pobre y mísero estaba que solo se alimentaba de las hierbas que comía...». Total vigencia si se lee el texto completo.

Y además estamos a las puertas del mes de septiembre, el mes más problemático del año en cuanto a gastos, con regreso de la clase política de vacacionar –ellos sí pueden– y la mayoría con solo un objetivo, cual es asegurar su porvenir de cara a las citas electorales, pues abundan los aspirantes.

Y los acuciantes problemas que sigan pudriéndose, lo primero es lo de ellos. Cuando todo estalle va a ser muy gordo.

Compartir el artículo

stats