Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aníbal Vázquez

Aníbal Vázquez

Alcalde de Mieres

Quo vadis Canteli

Las manifestaciones del alcalde de Oviedo sobre el campus universitario de Mieres

Canteli puede estar satisfecho: Oviedo está cada vez más solo y aislado del resto de Asturias. Es su gran logro al frente de la Alcaldía. Tan triste como real.

En Mieres llevamos meses soportando estoicamente ataques, descalificaciones e insultos. Hemos oído prácticamente de todo, entre ellas que somos un enfermo terminal. Nunca antes nadie se había atrevido a cruzar todos los límites y atacar de esta forma a nuestro pueblo. Toda una exhibición de grosería y torpeza.

¿Cómo se puede ocupar la Alcaldía de la capital de Asturias y descalificar día sí y día también, de forma absolutamente gratuita, al resto de Asturias? ¿Acaso no tiene argumentos para defender sus posiciones sin tener que recurrir al insulto? Sinceramente, esperábamos algo más de quien gobierna Oviedo y seguimos sin comprender por qué prefiere destruir a construir.

Alfredo Canteli. | Pablo Solares

En abril le advertimos públicamente que el enfrentamiento entre localidades era un camino muy peligroso. Asturias necesita un proyecto integrador, capaz de aprovechar las oportunidades que existen en todo su territorio, pero Canteli va en dirección contraria: en vez de compartir, quiere destruir, en vez de sumar quiere restar… Flaco favor le hace a su ciudad.

Mieres defendió la implantación del Grado de Deportes sin cuestionar las legítimas aspiraciones de otros municipios y reivindicó el traslado de Minas sin descalificar a Oviedo. Lo hicimos con argumentos, datos y razones. Lo hicimos con toda la energía y convicción posibles. Lo hicimos con honestidad, respeto y elegancia.

Tan solo se necesita un ápice de sentido común para comprender que se puede defender a un municipio sin atacar a otro, se puede justificar una posición sin descalificar a quienes piensan diferente, se puede abanderar un proyecto sin cuestionar las legítimas aspiraciones del vecino. Son cuestiones elementales que el Alcalde de Oviedo ignora y desprecia. Por desgracia, la única forma que tiene de defender sus ideas es faltando gravemente al respeto de los demás.

Canteli hace tiempo que optó por una huida hacia delante de consecuencias trágicas. No solo ha destruido su credibilidad y herido gravemente su prestigio sino que ha dañado irresponsablemente la imagen de Oviedo. Resulta paradójico también el atronador silencio de los dirigentes regionales del PP, que hace tiempo deberían haber intervenido para poner fin a esta ópera bufa.

Las contradicciones y las ocurrencias han sido los grandes protagonistas de esta deriva hacia ninguna parte que protagoniza Canteli. Olvida que el Campus de Mieres, al que tanto demoniza y desprecia, fue una decisión de un Gobierno de su partido, que lo inauguró un ministro del PP y que fue el resultado de un amplísimo consenso político y social. Hace demasiado tiempo que sus declaraciones no tienen ni pies ni cabeza.

Hace unos días le pedí personalmente que pusiera fin a esta deriva y pidiera disculpas públicamente a los vecinos y vecinas de Mieres. Es evidente que no tuve ningún éxito. Por eso me veo en la obligación, tras meses de silencio y estoicismo, de decirle públicamente que no somos ningún enfermo terminal, que somos un concejo tan digno como Oviedo donde residimos más de 37.000 personas, gentes humildes y modestas pero trabajadoras. Somos el sexto municipio de Asturias y queremos seguir contribuyendo al futuro de nuestra comunidad autónoma, de la mano del resto de concejos y del resto de asturianas y asturianos.

Compartir el artículo

stats