Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Ángel Fernández

Langreo quiere coger el tren de los fondos

El acto con propuestas para hacer del concejo un lugar mejor para vivir que organizó la tertulia "Encuentros"

Langreo quiere coger el tren de los fondos europeos. Así nos lo demostró la ciudadanía al llenar la Casa de la Cultura de La Felguera para asistir a la charla coloquio organizada por la Tertulia "Encuentros" el pasado martes. Se trataba de hablar de proyectos urbanísticos para hacer la ciudad lo suficientemente atractiva como para acabar con el despoblamiento galopante. Un trabajo serio de un colectivo que ha puesto, desinteresadamente, a disposición de la Corporación municipal para que se estudie la posibilidad de optar a los Fondos Next Generation de la Unión Europea.

Langreo quiere coger el tren de los fondos

Los munícipes mostraron su interés, acudieron tanto quienes componen el equipo de gobierno como miembros de la oposición, así como colectivos que aspiran a entrar en el Ayuntamiento en las próximas elecciones. Para evitar malos entendidos dejamos bien claro que "ninguna de las personas que ocupamos esta tarima aspiramos a presentarnos a alcaldesa de Langreo".

Igualmente, es de agradecer la presencia de profesionales del sector, entre ellos el arquitecto municipal. Y es que estamos ante lo que pudiera ser un punto de inflexión. Hay terrenos, como los que se liberen con el desmantelamiento de la térmica de Lada (y esperemos que la subestación), los de Nitrastur, los infrautilizados por Duro en Barros, la derribada Felguera Melt, o los de Modesta, única expansión posible para el distrito de Sama. Hay la posibilidad de financiación. ¿Faltaban ideas?, aquí se presenta una batería de ellas, y llamamos a la participación ciudadana para que afloren más. La Corporación municipal ya puede arremangarse y empezar a trabajar.

Tuve el privilegio de participar en la mesa con dos grandes profesionales. Emiliano Velasco (inspector de disciplina urbanística del Principado), que nos razonó la necesidad de cambiar la vieja obsesión por los polígonos industriales. Ciertamente hay un área de expansión importante en la suma de Valnalón-Candín-La Moral; ahora bien, hay que considerar los espacios vacantes y las naves vacías en Riañu, Modesta sin uso desde hace doce años y el Cadavíu, donde ocurre algo parecido.

Hay que recuperar la ciudad para vivir. Nos ilustró con abundantes imágenes del nivel de deterioro urbanístico, desde su punto de vista de experto en calidad y patología de la construcción. Explicó que, antes de abordar planes faraónicos, es menester un ejercicio de regeneración de lo existente, "un tratamiento de agua y jabón", un plan contra los edificios en ruinas que no sólo contemple los derribos, sino la dignificación de los solares que quedan vacantes por ellos. El mal estado que Langreo presenta ha hecho bajar durante los últimos años en más de un 40% el valor de los pisos existentes. Abogó por el uso del río como elemento vertebrador y para disfrute de la ciudadanía, así como soluciones originales para otros elementos, como hacer un bosque de los terrenos de Nitrastur, que sea el gran pulmón de la ciudad. Animó a la población a ser participativa.

José Antonio Cullía explicó, desde su experiencia en la CUOTA (Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias), las dificultades de desarrollo de estos procesos, y su lentitud, pese a los intentos reales por reducir la burocracia, y ello es debido a la actual legislación española, muy garantista para la ciudadanía. Precisamente, ya que se puede contar con terrenos liberados, con la posibilidad de financiación y con ideas sobre la mesa, es necesario redactar los proyectos ya, la tramitación será larga por ese ritmo lento administrativo.

Hubo poco tiempo para el debate, aunque suficiente para que tres personas entregaran a los organizadores sus propios proyectos de mejora originales. Los analizaremos con mucho interés. Realmente, éste ha sido solamente el primer paso de un largo camino, nada fácil, para hacer de Langreo una ciudad más amable, más habitable.

Compartir el artículo

stats