Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Barreal

Ventana indiscreta

José Manuel Barreal

Eso no puede pasar aquí

La barbarie de los asaltos a los congresos de Estados Unidos y Brasil

El título del artículo corresponde al de la novela de Sinclair Lewis (Minnesota, 7 de febrero de 1885 - Roma, 10 de enero de 1951). Primer escritor estadounidense que obtuvo el Premio Nobel de Literatura, en 1930.

La trama del libro plantea a EEUU bajo un poder totalitario y fascista. Para ello, el autor se sirve del fascismo italiano y de la ideología nazi, imperantes en el momento de la publicación de esta distopía novelada, en 1935.

Imagina el autor un futuro en el que EE UU acepta, mediante elecciones, un gobierno como el de Alemania o Italia. Desde la ironía, no exenta de rigor y crudeza, muestra las consecuencias que tiene un gobierno tomado por fascistas teñidos de demócratas.

La novela describe el ascenso de Windrip, un demagogo que es elegido presidente de los Estados Unidos, ganando a Roosevelt, con el discurso del miedo y prometiendo grandes reformas económicas y sociales, en base al patriotismo y los valores "de siempre": los tradicionales. Después de ser elegido presidente, Windrip toma el control totalitario del gobierno e impone una sociedad fascista con la ayuda de una fuerza paramilitar cruel y desalmada, creada para la ocasión.

Lewis no solo hostiga el fanatismo y el odio de quienes acceden al gobierno y destruyen la democracia; también golpea fuerte contra la estupidez y la necedad humana que permite, con su voto y su mirar hacia el otro lado, el triunfo "democrático", de quienes no son tales demócratas.

Muestra en la novela cómo los efectos de la apatía, de no opinar, de callar, de la permisividad ciudadana, profundizan en la despreocupación por la cosa pública, llevando a personajes, que el autor describe como malvados y codiciosos, a acceder al poder y gobierno de los pueblos con la inquietante actitud ciudadana al sometimiento y adhesión al nuevo orden.

Windrip llega al poder como un advenedizo, desde la Convención del Partido Demócrata, que se impone entre otros candidatos gracias a una retórica incendiaria que adoba con el desagravio de supuestas humillaciones históricas que las clases bajas del país estaban sufriendo. La lucha contra el desempleo y la expulsión de los inmigrantes, sin olvidar en su programa la restitución de una moralidad estadounidense supuestamente puesta en peligro por la obtención de derechos por parte de las mujeres, y los obtenidos por los trabajadores y las trabajadoras, desde la lucha sindical.

"Eso no puede pasar aquí" es un libro recomendable, como todos los del autor, que analiza con reflexiones muy pertinentes sobre aquel momento histórico y que no resultan ociosas, todo lo contrario, para el actual tiempo que nos toca vivir, no solo en España, pero que es el más cercano a nuestros intereses, como ciudadanos y ciudadanas.

La tenue línea que separa la razón de la barbarie, y que el autor nos la señala, puede estar, hoy más que nunca, en peligro de difuminarse en favor de la inhumanidad y del barbarismo. "Eso no puede pasar aquí" es un libro que denuncia, sin demorarse en filigranas, la manipulación como un mal que está entre nosotros y que no deberíamos obviar o tomarla a la ligera. Porque, "eso (sí) puede pasar aquí".

Una música y letra que nos suena y, por momentos, nos retumba en los oídos por la sinrazón que acompaña a la partitura. Debería, pues, recordarnos, ochenta y ocho años desde la publicación del libro, que la indeseable situación descrita en el texto es posible.

"Que los bárbaros existen y pueden llegar". Por lo que aquella pregunta de Kavafis en su poema "Esperando a los bárbaros", sería, entonces, ¿qué va a ser de nosotros ahora con estos bárbaros?

Compartir el artículo

stats