Opinión | Desde la Meseta

Verdad o mentira

Pinocho y las campañas electorales

Se repiten a diario, como el que no quiere la cosa. En nuestras redes de comunicación observamos unas expresiones inauditas, extrañas y extravagantes. Personas con caras redondas que al poco tiempo nos la muestran afilada, es decir, adelgazan.

Hay quien opina que el posible adelgazamiento es por sufrimiento y que éste procede del esfuerzo de contar noticias u otras cuestiones personales, como verdades siendo mentira: hay que ver lo duro que es el sufrimiento. Durante muchos años, siendo niños y amigos de los cuentos infantiles, creíamos que pasar de la verdad a la mentira solo ocurría en el cuento de Pinocho, cuya nariz le crecía cuando se esforzaba en contar una verdad siendo mentira.

Ustedes tendrían la oportunidad de ver tal cosa con los políticos, cuyos nombres me permito ahora omitir, porque, con tantas elecciones en marcha –de las que solo unas quedan, las europeas, tras dejar atrás la catalanas y las vascas–, repetidas verdades y mentiras se han ido sucediendo como el que no quiere la cosa. Algunos han adelgazado y no precisamente por andar corriendo de mitin en mitin, sino por esforzarse en contar sus verdades siendo, como Pinocho, mentiras: pobres seguidores y votantes.

Se me olvidaba decir que algunos de esos políticos, a fin de tratar de disimular su cara "dura", dejan caer por su frente un estúpido flequillo

Suscríbete para seguir leyendo