Opinión | Desde la Meseta

"Nito", sin molestar

Así cerró sus ojos, sin dar la lata y sin quejarse de sus males físicos.

Es como pasó por este mundo, con unos cuantos años a sus espaldas, Bernardo Fernández Fernández, más popular con el nombre de Nito, hermano de mi mujer y, por tanto cuñado mío, con el que tuve un trato genial y al que voy a echar de menos.

Sus amigos, innumerables, le tendrán en sus pensamientos con todas sus obras llevadas acabo. Y en este valle de Langreo, más particularmente en Sama, como presidente que fue de La Montera y de Festejos de Santiago, del concurso de Entibadores, en la Bienal de La Carbonera y, cómo no, como jugador de fútbol de varios equipos, llegando a jugar en el Huesca, coincidiendo allí con su servicio militar.

No solo nos deja ese excelente recorrido entre los suyos, sino también entre esa multitud de gente que tuvo oportunidad de conocer en diversas poblaciones por donde pasó.

Hoy deja, como alguien más cercano a su esposa Marichu y sus dos hijos, Patricia y Bernardo, con los que nos sentimos hoy más unidos en su dolor, lamentando no estar a su lado en estos momentos.

Suscríbete para seguir leyendo