24 de marzo de 2011
24.03.2011

La brújula

26.03.2011 | 07:16
La brújula

Estereotipos hechos trizas
La poeta y periodista libanesa Joumana Haddad (Beirut, 1970) odia a Sherezade. No tanto porque le envidie la elocuencia como por el rechazo que le produce su sumisión. Responsable de las páginas culturales del principal diario libanés, Haddad es también redactora jefa de la controvertida revista Jasad, en la que los cuerpos humanos cobran un protagonismo que escandaliza a nutridos sectores de la sociedad árabe. Su agresivo ensayo Yo maté a Sherezade es su intento de explicarnos hasta qué punto son ridículos los estereotipos.

Esperando entre los últimos obuses
Tome a Proust, quítele alguna telaraña, añádale unas gotas de un humor no siempre perceptible a primera vista y perfume el conjunto con un aura de sutil extrañeza. El resultado es la prosa de ese francés inclasificable que se hizo llamar Julien Gracq (1910-2007). La leyenda sajona del rey Cophetua, un misógino que se enamoró de una mendiga, se recrea de modo alegórico en estas páginas, que la trasladan a los compases postreros de la I Guerra Mundial para componer una narración magistral sobre los misterios de la espera.

El mundo en gotas de sentido
El poeta cordobés Vicente Núñez (1926-2002) se pasó los últimos quince años de su vida publicando en prensa lo que él llamaba «sofismas», concepto que englobaba apuntes, aforismos y greguerías. Miguel Casado, sin duda la referencia crítica más aconsejable de este país, los ha compilado en un volumen con el que cierra la cuidada edición en dos partes de la obra del cordobés. Escuchemos al propio Núñez: «Suerte y fama tienen idéntica recompensa. El encadenamiento perpetuo a los insignificantes». Y así sin aburrir nunca.

La mirada cítrica de un maestro
Decir Bulgákov (1891-1940) es decir su póstuma El maestro y Margarita, pilar imprescindible en cualquier canon de la excelencia novelística del siglo XX. Bulgákov es el juego de espejos de los despropósitos de la sociedad soviética: cóncavos, convexos y hasta en apariencia planos. Pero su buen hacer no se limitó a la novela: dramaturgo y cuentista, todos sus escritos están atravesados por la misma vena cítrica. Nevsky Prospects prosigue su labor de recuperación de escritos rusos con estos relatos que hasta ahora dormían inéditos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook