08 de septiembre de 2011
08.09.2011
 
Arte

La otra cámara de Jessica Lange

La actriz norteamericana presenta en el Centro Niemeyer de Avilés su exposición «Unseen», 78 fotografías tomadas en sus viajes por medio mundo

08.09.2011 | 02:00

Jessica Lange es más conocida por estar delante de la cámara, aunque, en realidad, ella siempre quiso estar detrás. No fue hasta hace tres años cuando la oscarizada actriz estadounidense decidió mostrar al público lo que había estado haciendo con su cámara de fotografías, una Leica M6, por medio mundo durante las dos últimas décadas. Su trabajo, integrado por 78 fotografías, se llama «Unseen» y Lange lo presenta el sábado en primicia en Avilés, la única ciudad española donde podrá visitarse la exposición, promovida por el Centro Niemeyer de Avilés, en colaboración con diCHromA Photography y gracias a la cortesía de la Howard Greenberg Gallery (Nueva York).


Los paisajes de la cámara de Jessica Lange son producto de sus viajes por México (país por el que la artista siente especial predilección), Italia, Estados Unidos, Rumanía y Finlandia, entre otros.


La actriz ganadora de dos «Oscar» -uno a la mejor actriz por «Las cosas que nunca mueren» y otro a la mejor actriz secundaria por «Tootsie»- estudió Arte en la Universidad de Minnesota, donde obtuvo una beca para iniciarse en la fotografía. En Europa continuó sus estudios universitarios y fue ahí cuando conoció al que sería su primer marido, el también fotógrafo Francisco Grande, hijo del científico colungués Francisco Grande Covián. Para entonces Lange ya coqueteaba con las cámaras, pero delante. En 1972 le ofrecieron su primer papel cinematográfico, por el que obtuvo muy mala crítica, para el remake de «King Kong». Fue su actual marido, el actor y guionista Sam Shepard, quien le regaló su Leica M6, que le devolvió la pasión por la fotografía. Esta faceta le ha otorgado premios honoríficos (George Eastman House), publicación de libros y exposiciones como la que visita Avilés.


Comisariada por Anne Morin, «Unseen» se articula en dos series: «Things I See» y «México-On scene». Sus fotografías están tomadas con película sensible, que capta la escasez de luz. «Hay algo en la luz, la luz de México, la luz de África, la luz de una bombilla», asegura Jessica Lange, que tiene en la luz una aliada fundamental para sus creaciones gráficas.


Una niña en un parque, un perro sin rumbo, una mujer que se ajusta sus zapatos de tacón, el niño que sube unas escaleras que parecen no acabar nunca... «Son cosas, nada más», así define la actriz su trabajo fotográfico. Pero son cosas que dejan al descubierto una personalidad artística. Lange hablará largo y tendido sobre sus fotografías en la inauguración oficial de la muestra, prevista para el sábado, a las siete de la tarde, en el Centro Niemeyer de Avilés.


La exposición se abrirá al público el domingo. El precio de la entrada es de tres euros, con un cincuenta por ciento de descuento para mayores de 65 años. El acceso es gratuito para los niños menores de 12 años. La exposición permanecerá abierta al público en el Foyer del Auditorio del Centro Niemeyer de martes a domingo, en horario de 11.00 a 15.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook