04 de junio de 2012
04.06.2012

La brújula

¿Sirve moverse para algo más que para quedarse quieto?. Conocer a Dickens por sus vaivenes sentimentales. Un debut que no promete nada y lo confirma todo. El mejor humor de Jardiel condensado en un acto

04.06.2012 | 02:00
La brújula

Robar en American Apparel
Tao Lin
Traducción de Julio Fuertes Tarín
Alpha Decay
104 páginas. 14 euros

Decir Tao Lin (Nueva York, 1983) es convocar la controversia apasionada, al menos desde que en 2011 se publicó en España Richard Yates. Novela de la insatisfacción juvenil, de la soledad, el desamor y la tecnología en la que boqueamos cada hora, Richard Yates, trufada de e-mails, sms y conversaciones de chat, entusiasmó con la misma fuerza con la que fue rechazada. Está claro que el joven escritor de origen taiwanés no deja indiferente.

Un año después llega a las librerías este Robar en American Apparel, novela corta, de unas cien páginas, publicada en inglés un año antes que Richard Yates y que está llamada a sembrar más polémica. En esta ocasión, Tao Lin pasea la soledad y la frustración por medio EE UU.

Sobre cómo la dificultad para hacerse un hueco en un mundo saturado de vacío no se despeja ni moviéndose ni quedándose quieto.


Dickens enamorado. Un ensayo biográfico
Amelia Pérez de Villar
Fórcola
192 páginas
19,50 euros

De entre las numerosas formas ideadas para conmemorar el bicentenario del nacimiento de Dickens, la que ha escogido Amelia Pérez de Villar es, sin duda, una de las más originales.

Dickens enamorado se nutre de un epistolario amoroso de juventud del autor de Historia de dos ciudades que nunca había sido traducido al castellano y que ahora se recupera a partir de una edición estadounidense de 1908. Gracias a una lectura atenta de la correspondencia entre Dickens y Maria Beadnell, Pérez de Villar logra adentrarse en aspectos de la personalidad y la obra del gran maestro inglés en los que no es habitual reparar.

Más allá de esas epístolas, la autora indaga igualmente en otro episodio amoroso poco conocido de Dickens: la relación que, tras divorciarse de Catherine Hogarth, mantiene desde los 45 años con la actriz Nelly Ternan, de 18, que les unirá hasta la muerte del escritor.

Bailes de medio siglo
Martín Sotelo
Nocturna
204 páginas
15 euros

Pongamos un crimen: un hombre asesina a su mujer. Y pongamos que nos adentramos en él, jocosos pero también morosos, a través de un personaje tan impagable como Suso Nogueira, empleado de gasolinera.

Pongamos ahora otro crimen, años atrás. Y pongamos que entre los dos podemos ir tendiendo pasarelas hasta establecer un complejo catálogo de relaciones causa-efecto que, además, muestra cómo medio siglo cambia muchas cosas y deja otras tantas intactas.

Pongamos, en fin, que todo esto, basado en hechos reales, nos lo ofrece el novel Martín Sotelo (1982) deleitándonos con todas las posibilidades de un lenguaje tan maduro como preciso. El resultado, claro, es una primera novela que, lejos de prometer nada, lo confirma todo. Martín Sotelo, que siempre tiene un pensamiento para Onetti, Marsé y Rulfo, ha llegado para quedarse alto.

Diez minutos antes de la medianoche
Enrique Jardiel Poncela
Epílogo de Fernando Valls
Rey Lear
72 páginas. 9,80 euros

El 18 de febrero se cumplieron 60 años de la muerte de Jardiel Poncela. Junto con Mihura, Jardiel fue el mayor representante de esa corriente española de humor extravagante e inteligente que tiene sus cimas en obras como Eloísa está debajo de un almendro (1940) o Maribel y la extraña familia (1959). Jardiel era hombre de pluma rápida, de ahí lo extenso de su producción dramática y novelística. De ahí también ciertas concesiones a la humorada que salpican a veces algunos de sus textos.

Diez minutos antes de la medianoche alude en su título a la hora prevista para que un grupo de ladrones de guante blanco dé un golpe en una casa de gente bien. Calificada de novela por su autor, es más bien un entremés que, tras no pocas peripecias, acabó sirviendo de prólogo a la comedia Los ladrones somos gente honrada, uno de los grandes éxitos del inolvidable Jardiel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook