09 de marzo de 2018
09.03.2018

Diez libros que los adolescentes deberían leer

La transición hacia la edad adulta es un momento idóneo para descubrir grandes lecturas

09.03.2018 | 10:47

La adolescencia, esa edad de transición hacia la edad adulta, es una época repleta de descubrimientos y contradicciones, y también una fase de la vida esencial para la formación personal. En ese campo juega un papel fundamental el hábito de la lectura. Aunque la costumbre debe adquirirse antes, es en esta etapa cuando los jóvenes suelen dar el salto a la literatura con mayúsculas.

Muchas veces, sin embargo, los adolescentes no disponen de las herramientas para hacer la mejor selección. Por eso, son los profesores quienes guían normalmente sus lecturas. Aunque también es algo que pueden hacer los padres. Las opciones y las dudas son habituales, porque las temáticas se amplían hacia las ideas políticas, el sexo, las drogas... Sin embargo, leer sobre todo ello proporcionará a los jóvenes las herramientas necesarias para analizar mejor la realidad que les rodea y poner los cimientos de su madurez.

Estos son 10 libros que los adolescentes deberían leer:

'Odisea', de Homero


La solemnidad y grandeza de los mitos de la antigüedad han atrapado siempre a los lectores de todas las edades. La 'Odisea' de Homero, como la 'Iliada', es un hito de la literatura universal, además de uno de sus primeros grandes logros. Este poema épico, accesible casi para cualquier lector, plantea algunos de los grandes temas que siempre han preocupado al ser humano y se recrea en la belleza del lenguaje, las imágenes y las ideas a través de la palabra escrita, aunque la historia original empezó siendo transmitida oralmente.

'Rinconete y Cortadillo', de Miguel de Cervantes


Si para degustar en todo su esplendor 'El Quijote' parece recomendable llegar con un bagaje de lectura más extenso, no es necesario hacerlo para disfrutar de 'Rinconete y Cortadillo', una de las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes. Las andanzas de los dos jóvenes ladronzuelos protagonistas de la trama atrapan gracias a la magistral pluma del 'Manco de Lepanto', que introduce al lector en una historia y un ambiente repleto de alicientes, con el humor siempre presente. Una ventana a través de la que asomarse a su monumental obra.

'Historia de dos ciudades', de Charles Dickens


En 'Historia de dos ciudades', uno de los libros más vendidos en el mundo, Charles Dickens, que ya había firmado 'Oliver Twist' o 'Cuento de Navidad', narró la Revolución francesa entre Londres y París en uno de los grandes clásicos de siempre, aunando historia con los ingredientes de la mejor novela clásica.

'Rinconete y Cortadillo', 'Crimen y castigo' e 'Historia de dos ciudades'.

'Crimen y castigo', de Fiódor Dostoievski


Lo autores clásicos, como los grandes novelistas rusos, resultan siempre lecturas de interés cuando los jóvenes se inician en la literatura. En 'Crimen y castigo', por ejemplo, Fiódor Dostoievski construyó un enorme dilema moral de alcance universal sustentado en una magistral exploración psicológica de los personajes.

'Platero y yo', de Juan Ramón Jiménez


Pese a la imagen de tintes infantiles que muchas veces ha trascendido de 'Platero y yo', la obra de Juan Ramón Jiménez no es un título para niños, como el propio autor trató de aclarar. El texto describe el vínculo de un poeta con el burro Platero con un despliegue de lirismo de gran belleza y sensibilidad revestido de un lenguaje solo aparentemente sencillo. Uno de sus méritos es que consigue acercar al lector más joven a la sensibilidad poética, pese a hacerlo a través de la prosa.

'El camino', de Miguel Delibes


Miguel Delibes concentró en 'El camino' gran parte de sus mejores virtudes como escritor. La novela fluye con una magistral sencillez narrativa por la nostalgia, la ternura, la amistad o el amor por la naturaleza en esta historia de un niño de pueblo, Daniel el 'Mochuelo', que debe cerrar una etapa de su vida antes de trasladarse a la ciudad para estudiar bachillerato.

'El guardián entre el centeno', de J.D. Salinger


Un clásico frecuentemente recomendado en los institutos es 'El guardián entre el centeno', de J.D. Salinger, el retrato de Holden Caulfield, un adolescente que se asoma a la edad adulta con asombro. La obra profundiza en la confusión de la edad a veces con crudeza y, aunque trasciende por mucho la visión de una generación, no deja de ser una gran invitación a la reflexión en la adolescencia.

'En el camino', de Jack Kerouac


El título original, 'On the Road', es un poco menos parecido que el de la traducción al del libro de Miguel Delibes y bastante más alejado en la temática. Erigido en la guía de la generación beat, Jack Kerouak narró en su obra más emblemática un viaje romántico hacia una utopía de libertad y contra las convenciones sociales en una historia de literatura, amistad, drogas y también sexo.

'A sangre fría', de Truman Capote


'A sangre fría', una de las grandes obras de Truman Capote, reúne múltiples virtudes para quienes se acercan a la literatura. Entre ellas está la de desplegarse a través de una narración de perfil más cinematográfico, lo que conecta bien con quienes han crecido más familiarizados con el cine que con la literatura. Capote narra aquí con una prosa fluida, exquisita y de ribetes periodísticos la crónica del asesinato real de una familia en el Estados Unidos profundo.

'La conjura de los necios', de John Kennedy Toole


Al igual que sucede con 'El guardián entre el centeno', 'La conjura de los necios' puede no ser necesariamente bien entendida en la primera adolescencia. Pero la obra póstuma de John Kennedy Toole, ganadora de un Premio Pulitzer, es una novela de culto que retrata con humor sarcástico, pero también con amargura, una realidad incomprensible, que gira al margen del mundo particular del protagonista, Ignatius J. Really.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook