DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los virus que anticiparon la gran pandemia

Un virus es "una mala noticia envuelta en una proteína". La particular definición del biólogo británico Peter Medawar, premio Nobel en 1960, del elemento que ha desatado una amenaza a la humanidad de una dimensión que habíamos olvidado, tiene una carga ambigua, con la que abarca la doble dimensión de lo que estamos viviendo. En términos estrictamente biológicos, la "mala noticia" es el material genético encapsulado por ese recubrimiento proteínico, con alta capacidad de replicación, de mutación, y, en casos como el que sufrimos, de propagación. Como civilización, la "mala noticia" es que permanecimos ajenos a ese potencial peligro, pese a que la gran cuestión de los epidemiólogos se centraba hasta ahora en determinar cual sería la próxima pandemia global. Ya tenemos la respuesta con toda su crudeza, acompañada de una constatación de los límites de nuestro conocimiento respecto a organismos cuya capacidad de infiltración en la humanidad supera con mucho la velocidad de avance de la ciencia.

En Contagio, el escritor estadounidense David Quammen (Cicinatti, 1948) expone, en un tono narrativo no exento de rigor, todo aquello que conviene que sepan quienes traten de comprender la magnitud de lo que nos ocurre. Quammen muestra la literalidad de la ciencia como aventura al contar los trabajos de los especialistas sobre el terreno, muchas veces en los lugares más inhóspitos del planeta, alejados del entorno limpio de los laboratorios, en los que acechan otro tipo de peligros.

La relación de distintos brotes víricos sirve al autor de Contagio para acercar al lector valiosa información un elemento que, en alguna de sus variedades pudo ser decisivos en nuestra evolución, y que constituye un enorme desafío al conocimiento científico, tanto que ni siquiera hay acuerdo científico sobre si los virus son seres vivos o no.

La primera edición del libro de Quammen es de 2012, sujeta a sucesivas actualizaciones. La que ahora llega al lector español incluye como apéndice un artículo con el expresivo título de "Fuimos nosotros quienes creamos la epidemia del coronavirus". En algunos pasajes tiene algo de obra de anticipación, por ejemplo cuando escribe que "si eres una población próspera, que vive en altas concentraciones pero está expuesta a nuevas infecciones, es solo cuestión de tiempo que llegue la próxima gran pandemia".

Incluso la elevada toxicidad política que en España genera la extensión imparable de la enfermedad es una hecho ya constatado en otras anteriores oleadas víricas, que se convierten en una ventana de oportunidad para acabar con el rival atribuyéndole ser el origen del mal. De eso también queda constancia en Contagio.

Compartir el artículo

stats