27 de julio de 2020
27.07.2020
La Nueva España
Entrevista

Beatriz Luengo: "Las mujeres hemos estado empoderadas desde siempre"

Polifacética y comprometida con las causas sociales, lanza 'Ojos de Mandela' con Alejandro Sanz

27.07.2020 | 07:23
Beatriz Luengo

Durante mucho tiempo no fue Beatriz, fue Lola. Y eso ha hecho que ella mejor que nadie sepa que es difícil desligarse de un personaje con tanto peso entre el público adolescente como el que tuvo la protagonista de 'Un paso adelante'. Ahora, ese primer gran papel es uno más en su extenso currículum. Porque Beatriz Luengo (Madrid, 1982) encarna mejor que nadie la definición de artista polifacética, todoterreno. Bailarina, cantante, compositora, actriz, escritora... Es difícil acordarse de todas sus virtudes.

Vive en Miami con su marido, el cantante Yotuel Romero, y su hijo, D'Angelo, y ahí ha pasado el confinamiento. Dice que solo se ha permitido tener "cuatro días de bajón, de esos en los que no tienes fuerza para nada", porque el resto de tiempo ha explotado su creatividad. Aún con la presencia imborrable de la crisis vivida por la COVID-19, Beatriz cuenta el tiempo que le queda para venir a España para ver a la familia y también para promocionar su próximo proyecto, 'Ojos de Mandela', donde comparte micrófono con Alejandro Sanz, para el que solo tiene palabras de agradecimiento.



-Su carrera tiene muchas aristas. No le voy a preguntar con cuál se queda, pero sí qué le aporta cada una de ellas.
-Soy muy inquieta, desde que era muy pequeña lo que me motiva es la evolución, y eso me lo enseñó la danza. De la danza aprendí la responsabilidad: te pones una meta y la tienes que alcanzar; la paciencia: requiere de muchos años para alcanzar los objetivos; y sobre todo la evolución como meta que te emociona. Ver que eres capaz de hacer tres giros, y al día siguiente cinco, y acordarte de que hace un año no hacías ni uno sin caerte. Esa inquietud la mantengo.

-¿Cómo se retroalimentan todas esas disciplinas?
-Por ejemplo, hoy en día, componiendo estoy a años luz de lo que era. He pasado por tantos artistas, por tantos géneros y he aprendido de ellos, de su éxito. He compuesto para Daddy Yankee, Ricky Martin, Ozuna, Diego Torres... gente que no tiene nada que ver entre sí. Eso hace que vaya pasando por muchos procesos diferentes en la composición que me abren la mente. Es una oportunidad gigante para mí. Así, mi parte compositora alimenta a mis canciones. Mi parte de actriz me ayuda a interpretar en mis conciertos. En las etapas en las que he trabajado en el teatro mi voz me ha ayudado a dar vida a ciertos personajes. He llegado a hacer de niña pequeña sin dañarme por la colocación aprendida a través del canto. En nuestro mundo todo suma, no son aprendizajes paralelos.

- Habla de su faceta como compositora. ¿Está suficientemente valorada por el público?
- No sé cómo es para la gente, pero la industria tiene muy claro el valor del compositor. Te diría que lo tienen tan claro que nos sitúan en un valor impresionante. Suena tu teléfono y te encuentras con la gente más importante que te llama para pedirte una canción. Lo hacen con una amabilidad y una conciencia de que hasta el artista más grande necesita canciones impresionantes. Hoy en día, más que nunca, como dicen aquí en Estados Unidos, todo gira alrededor de la canción. Esto se ha convertido en una industria de canciones. La gente no consume al artista, va directamente a las 'playlist' y en ellas espera encontrarse canciones que no le hagan pasar a la siguiente. Esto está haciendo que artistas que eran conocidos por el circuito de la composición ahora estén en primera línea, en el escaparate. El público quiere oírte a ti decir lo que quieres decir en primera persona.

- ¿Cómo es ese proceso de componer para otro artista? ¿Es autónomo?
- Empecé componiendo para Thalía por una canción que había hecho para un disco -'Bela y las moskitas muertas', su primera nominación a los Grammy como mejor álbum- y que descarté. Es un disco que hicimos entero en Jamaica, en el que incluso participó uno de los hijos de Bob Marley, y en el que no había hueco para una balada triste. Sony me llamó y me preguntó si se la podían dar a Thalía. Esa fue mi primera composición. Después les empecé a dar otras canciones que se habían quedado fuera y comencé a ver cómo se volvían grandes éxitos. Entonces los medios me decían si me preguntaba qué habría pasado si la hubiese cantando yo. Me pareció injusto para mí y para el artista, que en realidad me estaba dando una oportunidad. Así que tomé la determinación de que desde que entrara en el estudio iba a tener claro que esa canción iba a ser para ese artista. Ahora trabajo por encargo y ya no existe ese pensamiento de que 'me la quite'. Y me ayuda hacerlo así.

- Y ahora tiene entre manos un proyecto que supongo que será muy emocionante. Cantar con Alejandro Sanz no es hacerlo con cualquiera.
- Estoy súper emocionada. Lo he contado mil veces, por Alejandro Sanz empecé a componer. Siento que estoy muy en deuda con él. Antes cantaba canciones en inglés y siempre buscaba llevar mi voz al máximo registro, hacer dibujos. Cuando Alejandro Sanz llegó a mi vida con el álbum '3' me di cuenta de lo emocionante que era que una persona te contase su historia. Me animó a ir a un papel, escribir y sentir que lo emocionante de la música era la primera persona. Hasta entonces solo me veía como una intérprete. Hace un tiempo le mandé una canción, le gustó y la grabamos. Se llama 'Ojos de Mandela' y es una reflexión sobre la única herramienta que tenemos ahora mismo para ver el lado positivo a todo lo que nos pasa, que es tener fe. Hablo de ella en el más amplio sentido de la palabra, como sinónimo de ver lo que todavía no ha pasado. Sentí que era un bonito mensaje.

- Creo que el videoclip tiene algo que ver con el movimiento 'Black lives matter'.
- Mi marido es de raza negra y mi hijo es mulato. Yo vivo como latina en Estados Unidos desde hace diez años y veo la subestimación por mi acento, por ejemplo. También convivo con gente muy generosa, no quiero victimizarme. Pero creo que va a llegar un momento en que vamos a dejar de sentirnos así y para eso tengo que sumar mi granito de arena. Sueño con que esto mejore.



- Con 'El despertar de las musas' también ha sumado otro granito de arena a otra causa justa como es el feminismo.
- Creo que para escribir el mañana primero es necesario reescribir el ayer. Ahora se le está dando un lugar a nuestro empoderamiento, pero lo hemos estado desde siempre, siempre hemos sido personajes clave para los cambios en la historia de la humanidad. Para mí, parar mi carrera y escribir la historia de estas mujeres era una forma de darles voz. Aunque tristemente hayamos quedado opacadas en el 90 por ciento de los casos eso no significa que no estuviéramos empoderadas. Siempre supimos que como seres humanos teníamos mucho que aportar. A través de estas doce mujeres he querido homenajear la historia de todas.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook