Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Gómez | Escritor y editor

"El librero es el que más está sufriendo"

El expresidente de Anaya debuta como autor con el libro infantil "El gatito de siete colores"

"El librero es el que más está sufriendo"

"El librero es el que más está sufriendo"

Poco antes de jubilarse como presidente de Anaya, y haciendo balance de sus cincuenta años en el mundo del libro, José Manuel Gómez (Valle, Piloña,1948) reflexionó: "Había contribuido de una u otra manera, a la publicación de más de 80.000 títulos. Y yo no había escrito ninguno?" De ese pensamiento surgió "El gatito de siete colores" (Bruño), un libro infantil con formato de álbum, "muy visual y con poco texto".

- ¿Cómo nació este "gatito"?

-Siempre me gustó contar cuentos que inventaba sobre la marcha y desde que soy abuelo hace diez años se incrementó la ocasión de hacerlo.

-Tras tantos años editando, ¿qué siente al otro lado de la barrera?

-Reafirmo mi certeza acerca de lo importante que es el valor añadido del editor, en este caso editoras, y si bien conocía el clausurado de los contratos existentes de derechos de autor, sentí y comprendí la dificultad que tienen los autores de entender la complejidad de estos al reflejar las distintas modalidades de venta, plataformas de distribución, acceso a su lectura...

-¿Tenía claro el fin benéfico de su obra?

-Sí. Colaboro con Ayuda en acción desde su fundación hace casi cuarenta años y admiro su labor.

-¿Le ha cogido el gustillo a escribir ficción?

-Solo si fuera para niños/as de cero a 16 años.

-¿Tiene moraleja su libro?

-Espero que tenga más de una dependiendo de si te lo leen o si lo lees tú.

-Para defender a los débiles, un tigre. Para dar espectáculo, un mago. ¿Este gato sabe el secreto vivir?

-Asumiendo su condición de feo sale a la aventura, da muestras de bondad y por accidente cambia de imagen y solo así es aceptado por sus iguales. Constancia, un poco de magia/suerte y a seguir siendo como eres haciendo lo que te gusta. Le conocieron, aunque tuvo que disfrazarse sin querer, para que se dieran cuenta de cómo realmente era.

-¿Le costó convencer al Ratoncito Pérez para que hiciera de invitado?

-Los ratones nos suelen producir reacciones de pánico sin embargo son muchos los que aparecen como protagonistas en los cuentos infantiles tales como Mickey, Jerry, Pixsie & Dixie, Speedy González... Para citarlos en un cuento se debe obtener autorización expresa. El Ratoncito Pérez es muy popular y no requiere permiso. Fue fácil incorporarle al teatro.

-¿El autor tiene más de tigre o de mago?

-No lo había pensado, pero creo que soy más tigre que mago. Es sabido que las apariencias engañan.

-¿Para gustos se hicieron colores?

-Eso dicen, aunque ese no es un dicho inclusivo.

-¿Sus nietos Hugo y Diego y sus nietas Elizabeth y Victoria han sido buenos jueces?

-Tienen desde de uno a nueve años. Hubo distintos niveles de interés cuando les leí el cuento hace pocas semanas. Afortunadamente poseen muchos libros en casa y aún no saben el esfuerzo que requiere hacer un libro hasta que llega al lector. Para las más pequeñas, de momento, este es un cuento más.

-Casi un año de su jubilación, ¿cómo lo lleva?

-Muy bien. Aunque nunca imaginé que llegaríamos a estar aislados ni sufrir una pandemia de esta magnitud en el año de mi jubilación.

-¿Cómo puede salir el mundo editorial del atolladero en el que lo ha metido el virus?

-Las editoriales se componen de personas que trabajan en ellas y otras que colaboran de manera externa. El aislamiento esta incrementado el teletrabajo e incrementando también el comercio electrónico. Las dos cosas requieren adaptar la estructura de edición y de venta de manera diferente. Las librerías, como puntos físicos de venta de libros son las que infelizmente más están sufriendo y en consecuencia las editoriales resienten la falta de la buena labor que estas hacían, y sin duda, seguirán haciendo para la divulgación de las publicaciones que salen a la venta. Afortunadamente no parece que los editores o los libreros estén perdiendo el ánimo o la ilusión que les produce el pertenecer al mundo de libro.

-¿Su cuento favorito de niño?

-Aunque es mucho más que un cuento, "El Quijote", una edición para niños de editorial Hernando de 1958 que pedí a los Reyes Magos y aún conservo.

-¿Es un buen cuentacuentos?

-Es posible que supere la media, pero estoy seguro de que no me ganaría la vida contando cuentos.

-¿Su libro invoca el respeto a la diferencia y la lucha por ser uno mismo a costa de la incomprensión?

-Supongo que, sin proponérmelo al escribir el cuento, el gatito acepta lo que es y cómo es, busca alternativas, hace amigos entre sus hipotéticos enemigos los ratones y accidentalmente cambia su imagen física y es aceptado y admirado a simple vista. Sin embargo, sabe que engaña y cuenta la verdad a su amiga luna y sigue siendo el mismo. Al final, todos felices actuando en el teatro con una imagen falsa pero aceptada que les permite reunirse y seguir teniendo cada cual sus diferencias, aunque se pinten del color que más convenga. Se podría aplicar el refrán el refrán no hace el monje.

-¿Cómo es su vida en Asturias?

-Feliz. Mucha lectura, jardinería y algunos paseos con la debida precaución mientras esperamos que pase esta tormenta del virus. Mi casa está en Pintueles, concejo de Piloña, de hermosa naturaleza y gente hospitalaria.

-¿Qué personaje mitológico asturiano merece un cuento?

-Entre los años 50 y 60 del siglo pasado, cuando vivía en Piloña, que yo recuerde en las zonas rurales se hablaba muy poco de la mitología asturiana. Alguna mención a personajes para amedrentar como la vieya u hombre del sacu, cocu rampayu? Creo que es durante los últimos treinta años cuando resurgen personajes que se hicieron muy populares como xana, trasgu, etcétera. Si tuviera que hacer un cuento sería sobre el mufosu por aquello de los bosques y de los campos.

Compartir el artículo

stats