Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CON LLINGUA PROPIA

El raitán y el sangrín

Cantares d’allegría y rabia de García Granda

Ye la de Daniel García Granda (La Pola Siero, 1972) una voz consolidada nel panorama lliterariu, tanto en castellanu como n’asturianu, y recibimos agora los llectores el so séptimu poemariu, terceru n’asturianu, después de Poemes del últimu salvaxe (La Baragaña, 2012) y El remediu (Ruleta Rusa, 2015). El raitán y

El raitán y el sangrín

El raitán y el sangrín

El raitán –y el sangrín– son les dos voces d’un home que confiesa con arguyu los sos raigones, qu’ama la cultura propia, protagonizada pol llabor del padre y la madre y na qu’agora curia que miedre la fía. A la par vive un home qu’acuriosa’l teicu de la vida íntima cola compañera y un ciudadanu que s’ofiende hasta la blasfemia col atropellu. La esperiencia personal de convivencia en llugares llonxanos val de perspeutiva pa encaxar el patrimoniu llocal na vida d’anguaño, pa suañar con una sociedá asturiana moderna, respetuosa ya ensin complexos, que nun escaeza la esencia del país: «Neopaisana que cates la Morica / y recites a Walt Whitman: / quiero que seyas la maestra de les mios fíes». Pa vivir, ye abondo l’hábitat conocíu: la humildá d’un prau onde «poner la mente a la fresca» y tender «la vida al verde», conocer los secretos d’una pumarada trabayada con meimu, recoyer les bondaes comestibles y espirituales d’una seronda siempre arrogante o allampar pola necesidá del agua pa complementar l’allegría d’esi sol esquivu que «nun ye naide si l’orbayu nun lu baña». Pero Asturies ye tamién la intrahistoria que cuenta la so xente: el dolor de los fíos que nun volvieron, el sacrificiu col que s’enfrentó la vida y el recuerdu de la crueldá cola que los asesinos reprimieron la protesta. Esta tierra tamién tien una llingua propia, pola que’l raitán -y el sangrín- declara una devoción que lu fai ser un poeta entregáu y militante, seguru como ta de que la llucha pola cultura nun puede ser silenciada; nuevamente enfadáu cuando dalguién arreniega de lo propio: «Agora resulta qu’estes palabres / yá nun son de naide, que nunca nun / les vieras, les sintieras / valtiar nel corazón de la cadarma / soportales, valles, vaines, nordeses. / Nin siquiera en pentagrames básicos d’orbayu».

Un calidoscopiu final xira dafechu pa entregar toles escenes que guarda’l testamentu pa los heriedes: «Dexáilos que caricien el mangu la fesoria / y la tierra tire d’ellos, / que planten patates como nun versu de Berger / y la tierra tire d’ellos / que les uñes atopen les palabres más vieyes / y la tierra tire d’ellos».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats