Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con llingua propia

Equipaxe de mao

Una poética esistencial de María José Fraga

Cultura - Libros

Después de Terra de pataricos (2007), Han a ser cinza (2010) y diez llargos años de silenciu, vuelve a la poesía María José Fraga Suárez (El Franco, 1964), una voz esencial na llírica en gallego-asturianu de los últimos años. El posu de vivencies sucesives foi cargando la maleta de la escritora franquina, faciendo un equipaxe convertíu yá en cuerpu y alma d’una muyer diferente según va viaxando pelos años. La so confesión xenerosa llábrase agora en cincuenta y cinco poemes, cenciellos n’apariencia pero de gran procuru na so fechura, pelos que cuerre una musicalidá delicada que los xunce con harmonía. “Como quen tira el gouño d’úa cereixa / tiréi cuatro versos núa maceta. / Lo que salíu foi esto…”, y equí ta l’humilde resume pa los versos d’una poesía que se presenta otra vez desnuda d’artificiu, pero con gran oficiu d’escritura; nun tonu cuasi conversacional, pero con maestría llingüística y midida vehemencia p’atinar na tresmisión de la emoción y el sentimientu; un exerciciu de llirismu intimista propiu d’una posromántica que fai concesiones al esistencialismu contemporaneu y qu’alterna capítulos del pasáu y del presente col envís d’abarcar una vida entera.

Ye l’amor un sitiu imprescindible nestes páxines; puntu de partida y de regresu, entrega feliz, fuercia salvadora: “A túa boca é el nougo / unde s’atopan todos os camíos / nos que quero perderme”; esgayadura vital la so ausencia y la so perda: “Inda agora que nun podo / pensar en ti sin suicidarme / por dentro”; supervivencia épica la soledá que sobrevién: “Tuven que dicirche adiós y siguir sola. / Había que vivir. / Había qu’ir pasando os días / como as foyas d’un llibro, as contas d’un rosario. / Sin pensar, sin sintir”. La sienda esistencial escarba na crueldá y la traición que sema’l pasu del tiempu y nun esquiva la memoria dolorosa y les secueles heredaes dende aquel llugar llonxanu de la infancia nel que “inda tábamos todos y éramos futuru” dica’l disfrute arrogante de la felicidá, darréu asaltada polos adioses definitivos y la muerte que nun para d’acutar sitios fixos nos calendarios, marcando yá pa siempre les nueves feches de la vida adulta. Sentencies pulíes pola esperiencia guañen de la poesía y raspien con dureza: “Tamén eu conozo a personas / que nun choran nunca. / Pero tán todas mortas”. Sicasí, l’aliendu vitalista apaez pente la fumia del desengañu y ye quien a dar una perspeutiva de futuru amable en mensaxes d’esperanza: “Quero falar del gusto de tar viva […] / de saberme aquí neste momento”. Curar el dolor ye aspirar a la calma; andar pela rutina con solvencia, alcontrase na xente y nel paisaxe, guiase poles eternes palabres d’otros poetes y cuando seya preciso, consiguir un estáu d’evasión qu’anubra’l pruyimientu y apacigüe la inquietú. Ye entós la escritura un pegollu d’estabilidá pal alma: “Escribir sana / curan as palabras, / atopan el sou sitio incuestionable”; tamién ayuda la práctica intencionada de la ironía pela que se peneren causes mui series y que resulta una solución inspiradora y reconfortante, válida pa reconciliase col ánimu y pa comprobar qu’esfotase na llucha, almitir equivocos o allampar pola xusticia son honroses definiciones humanes que ye conveniente trabayar.

“Eu tan pequena tan case nada / tan / tarde xa pra todo / bebo este sol con ansia / como se fose / el mundo escurecerse de sutaque. / Sei qu’ha volver el frío. / Sempre volve”. Les mui bones palabres de María José Fraga siempre valen p’allumar na escuridá y acompañar el pensamientu.

Equipaxe de mao

María José Fraga Suárez

Secretaría Llingüística del Navia-Eo; ALLA, 2020 

116 páxines

10 euros

Compartir el artículo

stats