Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grandes hitos de Emilio Sagi, Medalla de Oro en Bellas Artes

Emilio Sagi.

Emilio Sagi.

El Consejo de Ministros aprobó ayer la concesión de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes a 32 personalidades de la cultura, entre ellas, el director de escena asturiano Emilio Sagi. Estos galardones distinguen a las personas y entidades que hayan destacado en el campo de la creación artística y cultural. Sagi mostró ayer a este diario su gratitud “al Ministerio de Cultura, a sus colaboradores (los que están y los que no están) y al público”.

El director de escena asturiano, nacido en Oviedo en 1948, aceptó hace varias semanas la invitación de LA NUEVA ESPAÑA para realizar una selección muy personal de algunos de los momentos más especiales de estas cuatro décadas de trayectoria por los escenarios de todo el mundo, desde sus inicios en la Universidad hasta sus triunfos en los teatros más importantes del universo musical con sus propuestas en ópera y zarzuela. Además, críticos y músicos respondieron en su día con entusiasmo y cariño a la petición de este diario: ¿cuál es la esencia del estilo Sagi? ¿Cuál es el secreto de estos cuarenta años de magisterio y sabiduría? A continuación reproducimos el reportaje completo que se ofreció en ese momento.

1978-1981. “DE LA ÉPOCA DEL LABORATORIO DE DANZA DE LA UNIVERSIDAD.

Bailando en el teatro Campoamor con Manolo Monreal la ‘Jácara del avaro’ sobre la obra de Max Aub y música de Rossini”.

1987

“Con Montserrat Caballé, muertos de risa en una pausa del ensayo de ‘Mefistofele’ en el teatro de la Zarzuela”.

1989. “LA DEL MANOJO DE ROSAS”.

“Se estrenó en el año 1989 y desde entonces se ha hecho en muchos teatros españoles y extranjeros. Fue mi primera zarzuela, para mí significaba mucho pues el maestro Sorozábal la había escrito para mi tío Luis Sagi-Vela en el año 1934”.

2000. “EL JURAMENTO”.

“La zarzuela de Gaztambide fue mi despedida del teatro de la Zarzuela en enero del año 2000 , dejaba el teatro tras 10 años de ser director del mismo. Escogí esta zarzuela por su belleza y porque Gaztambide había sido el primer director del Teatro en 1850”.

2000. “LA BOHÈME”.

“Producción de la Ópera de Oviedo. Siempre es especial rehacer esta producción por su música maravillosa y la emoción que hay dentro de ella”.

2004. “CARMEN”.

“Esta es una de las óperas que más he hecho en mi vida: Teatro Real de Madrid, ópera de los Angeles, New Israel Opera en Tel-Aviv, Ópera de Roma, Teatro Colón de Buenos Aires, Teatro Municipal de Santiago de Chile,Ópera de MonteCarlo, Gran Theatre de Nanjing, Teatro Bunka Kaikan de Tokyo, Ópera de Osaka, Ópera de Lieja”.

2005. “EL BARBERO DE SEVILLA”, TEATRO REAL.

“Esta producción se hizo en el Teatro Real, teatro São Carlos de Lisboa, Ópera de Los Ángeles y Théâtre du Châtelet de París. Fui premiado con el premio ‘Campoamor’ a la mejor producción escénica”.

2012. “I DUE FIGARO”

“Mi debut en el Festival de Salzburgo trabajando por primera vez con el gran maestro Riccardo Muti. Esta producción se vio también en el Festival de Ravenna, en el Teatro Colón de Buenos Aires y en el teatro Real de Madrid”.

2018. “PEAU D’ÂNE” (“PIEL DE ASNO”).

“Fue emocionante trabajar con una obra de Michel Legrand, que aún vivía. Y también reinaugurar el maravilloso Théâtre Marigny de París. Pepa Ojanguren fue nominada al mejor vestuario de la temporada.

2019. “IL PIRATA”

“Primero en la Scala de Milán y luego en el Teatro Real de Madrid. En la Scala había hecho zarzuela, pero no ópera. Y fue estupendo trabajar con Sonya Yoncheva y Javier Camarena”.

LO QUE OPINAN DE SAGI Y SU TRABAJO

GUILLERMO GARCÍA-ALCALDE, periodista y músico

Espacios luminosos, transparencia escénica

“Emilio Sagi es un verdadero autor en el prestigioso oficio de la escenografía y la dirección líricas. Espacios luminosos, trasparencia escénica, respeto al movimiento actoral, depuración de la gestualidad y los decorados con elegancia y funcionalidad, sin descuido ambiente histórico de los libretos; estas son las constantes de su estilo, muy rico en gestos personales que enriquecen la estética visual de un arte con más de cuatro siglos de existencia y en constante reinvención. En ópera y en zarzuela, Sagi es hoy una referencia internacional”.


ÓLIVER DÍAZ, director de orquesta

Respeto a la partitura, gran sentido estético

“Hay varias líneas maestras que definen de alguna manera el trabajo de Emilio Sagi: la primera (y una de las más importantes que, desde mi punto de vista como director musical, debe poseer un director de escena) es su absoluto respeto a la partitura y el texto, y su profunda comprensión de las necesidades de un cantante para llevar a cabo su tarea, no en vano es un gran conocedor de las voces. La segunda es un gran sentido estético, con una factura muy personal y reconocible como todo gran artista posee. Y la tercera, y esta es una cuestión más de índole personal, es un trato exquisito para con todo el equipo, y una gran generosidad que logra aunar las voluntades de todos los artistas en beneficio de un gran ambiente de trabajo y, en consecuencia, del resultado artístico. Sin lugar a dudas, uno de los más grandes artistas del momento, con una gran y reconocida trayectoria internacional”.


BEATRIZ DÍAZ, soprano

Sinónimo de fantasía, elegancia, detallismo

“El sello de Emilio Sagi es inconfundible, un sinónimo de elegancia. Sus puestas en escena destilan dinamismo, fantasía. Su trabajo es detallista e impecable. Un sentido estético de ensueño. Enorme profesional con quien siempre es un lujo trabajar porque sabe cómo ­exprimir al máximo la esencia de cada artista”.


ANA NEBOT, soprano

Modernidad, belleza estética, valentía

“Elegancia, modernidad, proporción, belleza estética, atmósferas evocadoras… Siempre he valorado su valentía en arriesgar concediendo primeras oportunidades y su compromiso en instaurar en los teatros españoles los repartos jóvenes. Debuté de su mano uno de los roles más comprometidos en el inicio de mi carrera (la Ilia de ‘Idomeneo’) y siempre sentiré agradecimiento por el riesgo tomado”.


CELESTINO VARELA, director general de la Ópera de Oviedo

Mundos que destacan la esencia de cada título

“Emilio, desde un respeto absoluto a los artistas y la partitura, siempre ha trazado mundos que han destacado en cada momento la esencia de cada título, bien sea de forma realista o con propuestas figurativas. Salta de un pueblo de Llanes al cielo ‘abuhardillado’ de París, rezumando siempre elegancia y buen gusto. Algunos clichés forman parte de nuestra memoria. Él germina de una ciudad amante de la lírica y al mismo tiempo sembró a nuestra generación, de la que han brotado todo tipo de profesionales del mundo operístico y zarzue­lero”.


EMILIO CASARES, musicólogo

Provocadora fantasía de un humanista

“Lo que nos ha aportado Sagi, y, por tanto, lo que ha aportado al espectáculo lírico en España y en ­Europa, es unir el acercamiento de un humanista profundo como es él con algo que parece estar en el lugar contrario, y es una provocadora fantasía que siempre nos conmueve y nos marca, y, por tanto, siempre estamos esperando ver qué hace Emilio cuando estrena. Es uno de los atractivos”.


COSME MARINA, crítico musical

Mirada poética, tierna, irónica y moderna

“Emilio Sagi es un maestro de la escena. Lleva cuatro décadas ofreciendo al público de medio mundo su mirada poética, tierna, irónica, y de una modernidad radical, de la lírica. Además, en nuestro país, a él le debemos la puesta al día de la zarzuela como un género cargado de futuro y proyección internacional. Sagi ha roto los tópicos y prejuicios asociados al género. Un logro hercúleo en un país en el que tanto cuesta orientar el foco hacia la cultura relevante”.


DAVID MENÉNDEZ, barítono

Modernidad bien concebida

“Como artista he tenido la suerte de debutar de la mano de Emilio, de trabajar en numerosas ocasiones con él y me cuesta mucho sintetizar la ‘esencia del estilo Sagi’. Es una mezcla de modernidad bien concebida; ni vulgar, ni fea (Emilio huye de lo feo), ni gratuita, ni vacía; respetuoso con la tradición, pero con esa tradición hermosa que cautiva y que conmueve, alejada de lo ‘rancio’. Muchas veces he convivido en sus producciones con globos, confeti, muñecos, sillas… elementos que en ocasiones pueden parecer surrealistas pero que acaban encajando en ese engranaje del ‘mundo Sagi’, que se han convertido en signos de identidad y con los que ha creado auténticas obras de arte. Como público me quedo con su genialidad a la hora de leer las obras belcantistas, en las que los argumentos suelen ser muy liosos o vacíos o muy simples… y siempre les da un giro que los borda”.


ORGE RODRÍGUEZ-NORTON, tenor

Estilo muy propio, con personajes muy reales

“Es un director que tiene un estilo muy propio, le gustan los personajes muy reales. Aunque a veces sean estereotipados, casi siempre les introduce una característica peculiar, apoyándose en gentes que ha conocido a lo largo de su vida y que le han aportado un ‘algo’ especial o particular en su vida (en ocasiones con arraigo en nuestra tierra astur). Sus obras tienen ese brillo de pintura naif y de colores casi dalinianos que a él le encantan y donde introduce elementos que ya son un clásico, como sus lámparas, sus paraguas, sus bombillas, su gran cantidad de sillas…y, por supuesto, algún globo y sus telas de amplias caídas. Me encanta cómo interactúa con el artista y cómo aporta su visión clara de lo que tiene en mente. Te permite ser cercano a la verdad del personaje”.


Compartir el artículo

stats