Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vieyu que lleía noveles d’amor

La herencia de Luis Sepúlveda

Cultura - Libros

En 1988, l’escritor chilenu Luis Sepúlveda convencía al xuráu del Premiu “Tigre Juan” cola historia emocionante ya inolvidable que guarda Un vieyu que lleía noveles d’amor. Diez años después, col autor asentáu dafechu en Xixón y la obra convertida nun ésitu internacional dignu d’un nuevu episodiu del boom hispanoamericanu, Pilar

Ye esta una novela de personaxe y de la tierra; d’un personaxe que crez cuando deprende a respetar la tierra. Un relatu colos raigones del realismu máxicu, o como-y gustó tresformar a Sepúlveda, de la maxa de la realidá. Una naturaleza escomanada y con vida propia abelluga a un home solitariu de cuasi setenta años que pasa’l tiempu na so cabaña en L’Idilio, un pueblu de la selva de l’Amazonia ecuatoriana. Antonio Xosé Bolívar Proaño foi un home capaz y candial, un maríu fiel que fracasó nel amor, un emigrante que supo rellacionase colos indios shuar, un ciudadanu desengañáu pola brutalidá de l’avaricia humana, un indíxena de plenu derechu. En sintiéndose faltu de fuercies, Bolívar supo conformase con una vida retirada, animada dacuando pol tratu discretu con un amigu honestu y pola llectura inocente y devota de noveles d’amor. La fama d’espertu conocedor del llugar compromételu a interrumpir el retiru y consentir la so participación na espedición p’abatir a una tigrina qu’amenaza peligrosamente a los habitantes de la zona. La bestia y l’home tienen qu’enfrentase pa decidir el destín y la vida, nun final de muncha más honradez y llimpieza que los comportamientos salvaxes y egoístes protagonizaos pola mayoría de les persones a lo llargo d’esta historia. Y anque se sufre, esti duelu inxustu solo lu gana’l llector mientres miedra pente les páxines d’un clásicu. Más de trenta años después, esta ye una novela d’actualidá; ecoloxista, de denuncia del abusu humanu y alministrativu sobre la naturaleza y los humildes; de la soledá y la vieyera, de les bondaes de l’amistá y del poder redentor de la llectura pa consiguir el bienestar y la paz.

Nesti aciagu 2020, Luis Sepúlveda marchó a la edá aproximada que tenía’l so personaxe eternu, Antonio Bolívar, un héroe exemplar en convivencia, que nun yera tan vieyu como pa nun cazar con arranque nin pa dexar d’ilusionase col amor, pero sí allampaba por soledá pa suañar tranquilu: “Quitó’l dentame y guardólu envueltu nel pañuelu y, ensin dexar de maldicir a tolos qu’emputecíen la inocencia de la so amazonía, fradó d’un machetazu una caña gorda y sofitáu nella echó a andar camín de L’Idilio, de la so cabaña, de les sos noveles que-y falaben del amor con palabres tan guapes que delles veces facíenlu escaecer la barbarie de los homes”. Marchó a destiempu l’escritor, pero cola fortuna de la trescendencia mui bien semada: queda’l so oficiu pa vieyos y nuevos llectores que volveremos a acercanos al aliendu de les sos palabres.

Un vieyu que lleía noveles d’amor

Luis Sepúlveda 

Traducción Pilar Fidalgo Pravia

Editora del Norte, 1998

128 páxines

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats