Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

con llingua propia

Una novela sobre’l capitalismu social

“Na sienda’l destín”, una llectura propia de la lliteratura “mainstream” d’otres llatitúes

Cultura - Libros

Cultura - Libros

Nun hai muncho qu’emponderaba nestes mesmes páxines la bondá d’obres lliteraries ensin pretensiones acullá del entretenimientu y l’amor pola narración cuando, con toles faltes que se quieran, dediqué una reseña a “Fabia”, la novela primera de Nel Morán. Aporfio naquelles pallabres pa falar de la so

El retratu abruga, too hai que dicilo, lo caricaturesco. Nel Morán nun refuga’l posicionamientu éticu de so dende la primer páxina, y ello va arreyao con una espresión barroca y humorística, quevediana ya irreverente, que busca la complicidá del llector, l’averamientu al protagonista como vehículu de mensaxe nada tácitu sobre la llucha de clases. “Abandoné’l portal, crucié la calzada cívicamente per onde nun había pasu cebra y pasé a una plazuelina enfrente l’edificiu”. Cada fras del llibru rezuma ironía, coña inocente, humor blancu y cásique británicu, mui atlánticu en tou casu: “Los díes pasaron a tropezones, avezándome al trabayu de porteru pal que tanto estudiare”. Nel Morán quier facer sonrir, non rir. La comicidá furrula como mecanismu d’acción de la novela, que se convierte entós n’autoparodia. Espera que combayemos con Dani Díaz y qu’asumamos el providencialismu que sorraya esta obra baxo la trama. Los personaxes paecen condenaos a responder al nacimientu enantes qu’a les acciones y costumes. No formal abusa d’estructures sintáctiques y frases feches, asina como de pallabres que puen tener un enfotu revelador de la voluntá del autor pero qu’emprobecen el testu. Habíen de cuidase estos enclinos. Tampoco creo que favorezan la comprensión los diálogos y los nomatos ensin marques gráfiques.

Como nos folletines del XIX, la trama sigue a un personaxe humilde que llucha con picaresca contra los poderosos del mundu. ¿Son tan evidentemente poderosos aquellos que lo son? ¿Son tan manifiestamente torpes n’amosar les intenciones mezquines que los caractericen? Non, Nel Morán pinta a los “malos” con colores que reflexen aínda con mayor fuercia les diferencies de clas, non tanto porque nun esistan, como pol fechu de que, mesmo que nos folletines, les situaciones sociales de los personaxes han ser dramátiques y apalpables. Los “malos” son malos de verdá y ensin colores buxos que disimulen la ruindá. ¿Tan malvaos son los empresarios, propietarios y capitalistes en xeneral? Al autor nun-y interesa redactar un estudio sociolóxicu sinón cuntar una hestoria onde nos identifiquemos col humilde héroe que llucha contra los elementos, como neses noveles (salvando les distancies) de Victor Hugo o Alexandre Dumas qu’enllenaron la nuestra mocedá. Hai cierta inocencia nos plantegamientos y nel desendolcu de les trames y personaxes, pero quien s’avera a esta novela nun espera fondos análisis psicolóxicos. Na sienda’l destín pretende divertir al llector y espeyar al empar la esistencia d’esa llucha de clases que, según el inversor y millonariu Warren Buffett, “claro qu’esiste, y de momentu ganamos nosotros”.

Naguo y espero pola siguiente novela de Nel Morán. Sería un regalu que sacara una novela cada añu o cada dos, si fora posible. Deseo asina que siga esta sienda, que pula fallos si los detectara y tuviera a bien, pero que nun aparara. Muncho-y fai falta a la lliteratura asturiana la esistencia d’un báramu d’obres narratives con esti envís d’entretenimientu y llixereza. Noveles decimonóniques, si se quier, pero atemporales si tenemos en cuenta la naturaleza de la lliteratura como arte del pasatiempu: ufiertar una visión del mundu de manera agradable. Seique sía una simplificación, pero la lliteratura asturiana necesita que los llectores presentes y futuros puean cuntar con una ufierta amplia de llibros de llectura cenciella, cercana, propia de la lliteratura mainstream d’otres llatitúes. Nel Morán trabaya esti espaciu y “Na sienda’l destín” cumple’l so propósitu.

Na sienda’l destín

Nel Morán

Ediciones Trabe

180 páxines, 14 euros

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats