Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con llingua propia

Volver a la infancia

“Pasiando pela Lluna”, de Hergé, ayudanos a volver a ser neños y neñes felices

Cultura - Libros

Depués d’asoleyase n’asturianu “Oxetivu: la lluna”, Zephyrum Ediciones trai la continuación de la hestoria de Tintín en “Pasiando pela Lluna”. Nel país imaxinariu de Sildavia tan preparaos pa mandar un cohete a la Lluna. Un finxu históricu nel que naciones estranxeres anden perinteresaes, y nesi cruce de caleyes vemos a Tintín, Haddock y Mirasol (una ayalga dafechamente valoratible, y yá se conseñó na reseña del álbum anterior, la traducción del orixinal Tournesol por Mirasol n’asturianu). Los primeros humanos na Lluna son los gayasperos amigos que conocemos bien y qu’agora siguen desendolcando la trama del númberu anterior.

No formal destaquen, como siempre en Tintín, les llinies clares del dibuxu y los entintaos compactos y homoxéneos de la escuela franco-belga y de Hergé en particular. Los decoraos tienden al realismu al empar que los personaxes respuenden a caracteres físicos mui definíos. Nun hai xuegos de lluces nin testures de color vafoses. Los humanos son dibuxos de cómic y los escenarios cásique semeyes paisaxístiques nun día de sol. Dalgo que dende neñu me llamó l’atención de los álbumes de Tintín yera’l detallismu col qu’Hergé trataba los oxetos, dende un coche hasta’l moblame qu’enllenaba un cuartu. Paecíame tan adulto... El estrenu de Tintín n’asturianu participa, por supuestu, d’estos recursos estilísticos, asina como de los narrativos. Na trama de “Pasiando pela Lluna” podemos alvertir les característiques propies de Tintín: aventures, misterios, gags de tropezones y despistes, malos malísimos, los Truñón Brothers tan torpes como siempre, el capitán Haddock como eternu gruñón y el profesor Mirasol acarretando la sordera propia de so. La comicidá de Tintín vien de la confluyencia de toos esos elementos contrarios, un choque d’átomos figurativos y conductuales que crean l’humor cenciellu de Tintín. Con too y como comentaremos, la risa nun ye la exa principal d’estos tebeos, sinón l’aventura.

Tintín xenera nos llectores adultos la ficción de recuperar, con preseos básicos, una infancia onde los fechos importaben más que’l mensaxe. Hai que partir de que Tintín nun ye un cómic d’humor, sinón un cómic d’aventures con momentos d’humor. Busca tomase en seriu a sí mesmu, masque necesite de la comicidá pa enganchar al llector pequeñu. Sicasí, la base son les aventures de los personaxes, la mesma hestoria más que la intrahestoria. L’espionaxe internacional pa consiguir los planos del cohete con fines que vamos dir descubriendo nos dos álbumes editaos sirve al tiempu de soporte y de razón de ser. En Tintín nun hai una reflexón filosófica o sociolóxica. A pesar del realismu gráficu qu’amuesa, Hergé entansiquiera pretende la verosimilitú (¿qué razón absurda podría haber para que los primeros humanos na Lluna foran un periodista y un marineru retiráu envede astronautes con formación científica y preparación física de primer nivel?). Suspendida la incredulidá, inclusive de qu’un reporteru como Tintín sía quien a resolver toles aventures nes que s’embarca nuna mestura d’axente secretu y detective priváu, a partir d’ehí sí qu’Hergé tenta de que los aspectos técnicos y la complexidá de la trama obedezan a les esixencies de cualesquier neñu o adultu. Y ello siempre qu’asumamos que lo más importante ye que la hestoria avance, que pasen coses, que Tintín les supere y que los malos fracasen. Tolo que pide la infancia, y tamién los adultos qu’esfruten la inocencia de cuando críos.

Toca felicitase otra vegada cola edición de “Pasiando pela Lluna” y los álbumes que vengan. Tintín abre puertes a la mocedá, pero sobre too sirve pa recuperar el maniqueísmu inxenuu de la dómina na que los grises nun esistíen, abondaba con una moralidá de blancu y negru, y el mundu consistía en certeces sólides onde abelluganos de les sombres. Tintín ayudanos a volver a ser neños y neñes felices.

Pasiando pela Lluna

Hergé 

Zephyrum Ediciones y Trilita Ediciones

62 páxines

16,50 euros

Compartir el artículo

stats