Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con llingua propia

Ópera y pandemia

Uviéu foi nestos meses l’únicu llugar d’España que realizó enteru’l repertoriu operísticu previstu

Representación de “Fidelio” nel Campoamor.

Representación de “Fidelio” nel Campoamor.

Hai más de dos meses la Presidencia del Principáu llanzó la tercera campaña sobre la responsabilidá escontra’l coronavirus. La fras más vidable de los cartelos igual foi aquella de “N’Asturies toles persones curiamos de toes”. Eso llévanos a cumplir les regles y atender a familiares o amistaes, anque seya a distancia física. Y doliosamente hemos de llamentanos y llorar pola muerte de les persones fallecíes. Nun hai dubia de que lo más importante agora ye caltener el sistema sanitariu con renovaos recursos y personal bien protexío. Pero a la desgracia inevitable, que tien que pasar, convién resistise cola gracia de la vida, que tien de siguir. Asina que la temporada d’ópera entamó nel Teatru Campoamor con normalidá, eso sí, con mazcariya, entraes y salíes controlaes, ensin serviciu de bar y con aforu reducíu. Pero les dos primeres obres d’esti añu ficiéronse con procuru nesi ambiente y la crítica pudo sorrayar les novedaes y calidaes que brindaron, en música y en coreografía.

Neses tábamos cuando anuncióse pieslle de los teatros por mor d’un confinamientu severu debío a la segunda fola de la pandemia. El problema yera que les óperes siguientes, “Madama Butterfly”, de Puccini, y “Fidelio”, de Beethoven, quedaben pendientes de cambiu de fecha y amás había mieu de que hobiera que cancelales. Pero lo que nun sabíamos yera que Ópera Oviedo, brazu organizativu de l’Asociación Asturiana de Amigos de la Ópera, guardaba en caxón un plan B casique milagrosu si la suerte chava un gabitu. Entemedies una cosa socedió en Madrid acordies col deséu de gracia y estética. Y foi que persones intelixentes llograron que na primera sesión del Senáu, el 23 de setiembre, saliera como primera declaración institucional la petición al Gobiernu de que se considerare “bien esencial” a la cultura “por su destacado papel en la recuperación del país de los efectos de la pandemia”. Bastó eso pa que les comunidades autónomes s’animaren a dar normes especifiques y afayaíces d’usu nos seutores del espeutáculu.

Con too los teatros d’Asturies siguíen zarraos al aniciu del mes d’avientu. Pero fortunosamente la curva pandémica baxó enforma, l’equipu de la ópera preparóse, l’alcalde d’Uviéu pidió l’apertura y a la fin el Campoamor foi quién a ufiertar les dos óperes retrasaes. ¿Pero cómo recuperales? Equí entra la fazaña que describe’n curtiu mensaxe el propiu Celestino Varela González, direutor xeneral de la nuestra ópera, dándo-yos les gracies a los artistes, téunicos y personal del teatru: “73 Temporada de Ópera de Oviedo: 11 funciones de ‘Madama Butterfly’ y ‘Fidelio’ en 12 días”. De xueves a xueves, del 10 al 21, un día una y al siguiente otra, dambes obres alternáronse y entellazáronse como por arte de maxa. ¿Qué s’entamó entós? Llograr alcuerdu con cantantes y con instrumentistes, camudar l’orde ordinariu de les funciones, trasniar los decoraos de mou polivalente, afitar la seguranza, vixilar la financiación. L’equipu que perfizo esa retafila coses tien que tener valires compartíos y un inxeniu vivu, confiáu y confiable, seguru y previsor. Camiento qu’eses virtudes sonlo tamién del Presidente mesmu del equipu y de la nuestra asociación operística, Juan Carlos Rodríguez-Ovejero.

Al principiu de la temporada estrañaben les butaques vacíes nel Campoamor. Dempués non, porque gracies al añadíu de la función “première” pudo asitiase la práctica totalidá del públicu interesáu. Había que guardase del contamín pandémicu, sí. Pero a la último lo que más interesó ye que nun se sofrieren cancelaciones. Polo que veo y lleo paezme qu’esti foi nestos meses l’únicu llugar d’España, y pue que d’Europa, que realizó enteru y verdaderu’l repertoriu operísticu previstu. A ver qué pasa na temporada viniente, númberu 74.

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats