Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con llingua propia

Entama’l camín

Nicolás Bardio traduz “La Sociedá del Aniellu”, la primer parte de la triloxía “El Señor de los Aniellos”, de Tolkien

Cultura - Libros

De les munches obres clásiques que dexaron llendada la sienda de la lliteratura (y han ser clásicos en sentíu estrictu porque forma parte de la definición de clásicu aquel que, ente otres sumes, abre puertes nueves pa obres posteriores) poques afitaron tantes referencies de personaxes o tipos de personaxes como “El Señor de los Aniellos”, de J. R. R. Tolkien. Nun ye dable entender como s’entienden güei les figures de los enanos, los elfos o mesmo los malvados de la ficción de fantasía (tanto na lliteratura como n’otres artes, y a ello habrá que volver) ensin esta triloxía de noveles que s’abrió con “La Sociedá del Aniellu”. En versión asturiana aporta entóncenes por aciu y oficiu de Nicolás Bardio la primer parte de la obra maestra de Tolkien. Les obres de fantasía atoparon nesta llarga novela en tres partes una fuercia espresiva y unos personaxes tan bien dibuxaos que la solombra d’ella llega a les noveles posteriores al empar que permiten qu’estes nueves herederes sían quien pa rescamplar por sí mesmes. El formatu y el tamañu de la hestoria, con bayura de páxines ya hestories más curties que sirven d’apoyadura al cuerpu simbólicu de cada personaxe, los ambientes y paisaxes que paecen beber de Lord Dunsany, la maxa como fuercia poderosa que gobierna a los seres humanos anque heba una llectura soterraña d’esa maxa, los temes y trames, el final feliz a costa de sacrificios (dalgunos irreversibles)… asina tolo que contién “El Señor de los Aniellos” trescala la lliteratura de fantasía y tamién el cine o el cómic que retrata estos mundos. Pienso asina nesa maraviyosa hestoria de valentía y confianza na bondá de les persones que ye “Willow”, de Ron Howard, o la psicodélica “Dentro del llaberintu”, de Jim Henson. La estética y característiques de los personaxes del ámbitu de la fantasía xurden o nacen en bona midida, al marxe del xéneru artísticu que se trate, de la obra de Tolkien. Por too ello, paecía cásique obligatoria la so inclusión nel corpus lliterariu asturianu, y bien que tardó, llegando de la mano de Trabe, nuna edición perguapa y afayadiza de lleer.

La hestoria, masque sía pola adaptación cinematográfica, abulta bien conocida. Pola novela precedente, “El Hobbit”, sabemos que Bilbo Fardel alcontró un aniellu que lu vuelve invisible. De mano eses son toles característiques que nos llamen l’atención del aniellu ensin sospechar les implicaciones que tien a mayores. L’aniellu resulta ser l’Aniellu Únicu pa dominar a tolos aniellos que se reparten ente les estremaes races de la Tierra Media. Un aniellu más peligrosu de lo que Frodo Fardel, el sobrín de Bilbo y a quien ésti encamienta la xera de guardar l’aniellu, piensa. ¿Cómo? “De munches maneres [esclaria’l magu Gandalf]. Ye enforma más poderosu de lo que m’atreviere a pensar nun entamu, tan poderosu que, a la fin, ye quién a dominar al mortal que lu poseya poseyéndolu a él”. Esti aniellu domina inclusive a los Aniellos de Poder que guarden los enanos, los elfos o los humanos. P’acabar cola maldición ha aventase l’aniellu a un volcán na tierra negro de Mordor. Les aventures de Frodo y los amigos que lu acompañen son el ñudu de la hestoria nes tres partes d’El Señor de los Aniellos.

Con too, convién nun adelantar más la trama d’esta novela porque la bona noticia de la publicación de la primer parte avisa de la publicación socesiva del restu, colo que tiempu habrá de falar de dicha trama. Val más entrar agora nel tema. Porque si dalgo caracteriza a la gran obra de Tolkien, y merez mayor emponderamientu, ye’l mensaxe soterrañu sobre’l valir de l’amistá, los peligros de les adicciones y la dependencia d’oxetos o realidaes que nun albidramos como cafiantes. L’enemigu achisba dende lo escuro y nunca sabemos ónde va salir a pidir el pagu polos regalos envelenaos que nos ufierta. L’aniellu d’El Señor de los Aniellos asemeya al caballu de Troya, que se presenta como beneficiu y encierra una maldá nada inocente. Los personaxes ayuden a esta narración y son yá arquetipos lliterarios. Gandalf (el magu), Legolas (l’elfu) o Aragorn (l’humanu), por citar solo dalgunos, representen tantos otros tipos de personaxes que, con estremaos detalles, van repetise nel xéneru, inclusive en llingua asturiana. Alcuerdo asina agora de la sobresaliente novela “Mann-U-Mittu”, de Costante Álvarez, tan desconocida como riquísima en calidá léxica, lliteraria y fabuladora. Tamién hai que referise, pa terminar, a la traducción, qu’arriesga pámique con aciertu nos nomes y apellíos de los personaxes (Reblagos, Fardel, Felechosa…) y n’otres decisiones, lo qu’amuesa conocimientu de la llingua d’orixe y d’otres llingües a fin d’afinar el resultáu. Que lu disfruten.

La Sociedá del Aniellu

J. R. R. Tolkien 

Traducción: Nicolás Bardio

Ediciones Trabe 660 páxines

25 euros

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats