Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La contienda fílmica de Bande

El director de “Vaca mugiendo entre ruinas” reúne en un libro los materiales históricos y la reflexión teórica que sostienen su película

Cultura - Libros

El realizador y escritor Ramón Lluís Bande (Gijón, 1972) tiene pocos equivalentes en el panorama cinematográfico español de los últimos años. Así lo han reconocido con sendos premios en festivales como los de Sevilla o Gijón, citas que aún asumen como deber una programación abierta al riesgo estético. Figura esclarecida del llamado “Nuevu Cine Asturianu” y comprometido desde hace años con un proyecto tan necesario como radical –el relato, a través de imágenes sin purpurina, de las luchas del movimiento obrero de su tierra–, acaba de publicar “Cuaderno de la guerra”. En este volumen reúne buena parte de los materiales que le sirvieron para montar su última película, “Vaca mugiendo entre ruinas”, estrenada el pasado noviembre en la última edición del mencionado certamen gijonés.

Si el filme es extraordinario, por cuanto su director ha sido capaz de reconstruir los días y las cuitas del preterido Consejo Soberano de Asturias y León durante los meses últimos de la Guerra Civil en Asturias (de enero a octubre de 1937), no lo es menos el libro que aquí reseñamos. Justificamos esta afirmación en el pertinente acopio que su autor/compilador hace de los documentos y testimonios sobre un momento de enorme gravedad y de los motivos de una decisión que incluso el Gobierno republicano cuestionó irritado, como se puede comprobar en los diarios de Manuel Azaña. Y también en la calidad ensayística de las reflexiones que Bande enhebra en estas páginas, redactadas mientras planificaba su película.

“Cuaderno de la guerra” da idea del rigor, la seriedad y la contundencia ideológica del planteamiento de este cineasta empeñado en hacer películas, desde Asturias, con la mayor ambición posible y sin apenas medios económicos. Sigue los modelos de al menos otros dos títulos suyos: “Cuaderno del paisaje”, sobre la guerrilla antifranquista asturiana, y “Cuaderno de la revolución”, que complementa la propuesta de la película “Cantares de una revolución”, ese insólito musical hecho con las canciones del Octubre de 1934.

Ramón Lluís Bande

Ramón Lluís Bande Juan Plaza

El libro puede leerse, sin duda, como un volumen de historia. Bande ha recolectado con paciencia de investigador de archivos los documentos fundamentales de la formación del Consejo Soberano de Asturias y León, la institución política presidida por Belarmino Tomás que asumió desde Gijón todos los poderes políticos y militares del Frente Norte republicano tras la toma de Santander por los militares facciosos, junto con testimonios de algunos protagonistas de aquellos días aciagos: Javier Bueno, Juan Antonio Cabezas, Rafael Fernández, Amador Fernández, Juan Ambou, Acracio Bartolomé o Santiago Blanco, entre otros. Pero no es menos interesante la meditación estilística, sustanciada en unas “notas de autor” en las que este habla de sí mismo en tercera persona como “el cineasta”, sobre la posibilidad de superar “la vida independiente de las imágenes y las palabras”. O sea, la reflexión sobre el hecho fílmico como dispositivo crítico desde la base de la reunión de fragmentos del pasado.

Al fin y al cabo, la película de Bande es una vigorosa formalización mediante la suma significativa de imágenes dispersas: las fotos que tomó Constantino Suárez durante aquellas semanas de la contienda y cuatro obras fundamentales del pintor Nicanor Piñole: la xilografía “Vaca mugiendo entre ruinas”, que Goico Aguirre encargó en el verano de 1937 y que bien puede verse como un humilde “Guernica” asturiano, así como “La pesadilla del burgués” (1932), “El refugio” y “La retirada”. Estas dos últimas piezas fueron firmadas por el artista –curiosa y acertadamente considerado como uno de los grandes “paisajistas” de su generación– en las horas de angustia del hundimiento del Frente Norte.

“El cineasta apunta estas ideas en el cuaderno. Trabaja en una película en la que traducir cinematográficamente el significado de la xilografía de Piñole, ahondando (y radicalizando) la intuición de Luciano Emmer y Resnais: buscando fuera del cuadro –en fotos, en textos, en dibujos, en otros cuadros– los elementos de la realidad de los que nace, su significado último”, escribe Bande en la primera de esas notas. La pregunta que mueve al cineasta, en cuya obra es evidente la querencia por algunos de los planteamientos formales empleados por Brecht o Marguerite Duras, es si el cine es capaz de rescatar la memoria de unos hechos compartidos y obliterados por la narración manipulada de los vencedores. Y su guía es Walter Benjamin, quien estaba convencido de que una de las tareas perentorias de todo creador o intelectual consiste en no dejar la tradición en manos del yugo del conformismo.

Es lo que intenta (y logra) Bande en “Vaca mugiendo entre ruinas” y lo que explica con detalle, a partir de las fuentes mismas en las que bebe su trabajo, en “Cuaderno de la guerra”. Un libro que tiene otro interés añadido: el de descubrirnos un retrato posible de Belarmino Tomás (1892-1950), a quien el cineasta considera el político asturiano más importante del siglo XX. Dirigente del SOMA y sindicalista minero del PSOE que comandó junto a Ramón González Peña la última revolución obrera armada en Europa, su biografía y trayectoria fueron difuminadas, sin embargo, por el socialismo instalado en el poder tras su triunfo en las elecciones de 1982. Y eso que hablamos de una personalidad sin la que resultan ininteligibles algunos de los acontecimientos de la historia asturiana y española de la pasada centuria.

Esa cultivada omisión se explica, quizá, porque Belarmino Tomás encarnó como pocos, con sus luces y sus sombras, el papel de líder consecuente de un movimiento obrero que no rehúyo ninguna de las grandes batallas de su tiempo contra el ascenso de los fascismos. El libro de Bande deja además sin argumentos a quienes quieren ver en el Consejo Soberano un antecedente de nacionalismo asturianista. Por el contrario, y a diferencia de lo que hicieron otros, aquella efímera institución fue leal a la República y a su legítimo Gobierno hasta su disolución. “Cuaderno de la guerra” ayuda a entender mejor “Vaca mugiendo entre ruinas”, la trabazón de la potencia expresiva de este filme, y a comprender en su complejidad un tramo crucial de nuestro pasado.

Cuaderno de la guerra

Ramón Lluís Bande

Pez de Plata 448 páginas

24,90 euros

Compartir el artículo

stats