Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La supervivencia, un aspecto de la lucha

Ben Pastor sitúa la nueva aventura de su personaje fetiche, el teniente coronel Martin von Bora, en la Alemania de junio de 1944

Cultura - Libros

Cultura - Libros

Hans Bernd Gisevius (1904-1974), diplomático alemán, fue uno de los pocos participantes en la “operación Valquiria” que sobrevivió a la persecución posterior de Hitler. De sus recuerdos y experiencias dejó escritos documentos vitales para entender el origen y destino del III Reich. Entre ellos destaca la descripción de la conspiración para matar a Hitler, “Valquiria”, y la vida de uno de los cerebros de dicha operación, “¿Dónde está Nebe? Vida y muerte del jefe de la Policía Criminal del III Reich”, publicada en España en 1971. En esta última, Gisevius dejó escrito: “La supervivencia es solo un aspecto de la lucha”. Que nos recordaba aquel dicho de los republicanos españoles en el exilio: “Lo importante es sobrevivir, para reanudar la lucha en mejores condiciones”.

Ahora, siguiendo la estela de Gisevius, Ben Pastor, seudónimo de Verbena Volpi Pastor (Roma, 1950) regresa a su personaje fetiche, el teniente coronel Martin-Heinz Douglas von Bora de la Wehrmacht, en una nueva entrega de la saga. Su protagonista sirvió en la Guerra Civil española como teniente voluntario en el frente de Teruel, aliado de los franquistas contra la II República. Fue capitán de inteligencia en Cracovia, comandante en Ucrania y combatió en Italia tras el desembarco norteamericano en Salerno. Es un héroe del III Reich condecorado con la Cruz de Hierro, un hombre culto aficionado a la filosofía –en todas las entregas de la saga hay un intercambio epistolar con Martin Heidegger–, que habla varios idiomas y toca el piano; y, sobre todo, un detective dentro de la II Guerra Mundial.

Ha investigado desde el asesinato de la hermana Karimierza en la Polonia ocupada, una monja con estigmas y revelaciones apocalípticas, hasta el asesinato de Federico García Lorca en “The Horseman’s Song”. El protagonista de Ben Pastor, el teniente coronel Martin von Bora, al igual que “El comisario De Luca” (Tropismos, Salamanca) de Carlo Lucarelli, son un ejemplo de la aplicación de la Declaración sobre la Policía del Consejo de Europa, en la que consta que un policía, en caso de guerra u ocupación extranjera, ha de seguir ejerciendo de policía; no debe, pues, tener el status de “combatiente”. Tanto Ben Pastor como Carlo Lucarelli utilizan esta situación para recrear sus investigaciones criminales en plena guerra y. ambos utilizan los resortes de la ficción criminal para reconstruir la Historia.

En esta última entrega, “La noche de las estrellas fugaces”, el escenario es Alemania unos días después del Desembarco de Normandía (6 de junio de 1944), cuando las contradicciones internas en el III Reich se agudizaron y comenzaron las deserciones. El teniente coronel Martin von Bora deja por unos días el frente italiano y se desplaza a Berlín al entierro de un familiar. Al llegar a la capital, el jefe de la Policía Criminal, Arthur Nebe, le encarga que investigue el asesinato por arma de fuego de Walter Niemeyer, oculto al mundo real bajo dos seudónimos, Magnus Magnusson y Sami Mandelbaum. Y el propio Nebe le hace entrega al teniente coronel Von Bora de los cuatro sospechosos principales: una peluquera, un relojero, un viejo comunista y un librero.

Además, Ben Pastor nos mostrará las contradicciones internas de la Alemania nazi que se van recrudeciendo en aquellos momentos: la Wehrmacht contra las Waffen-SS, la Wehrmacht contra el partido nazi, la Policía Criminal contra la Gestapo, los del frente contra los de la retaguardia, todos contra la Gestapo y unos militares y aristócratas urdiendo el plan para matar a Hitler en la “operación Valquiria”. Cuestión esta última que permitirá a Ben Pastor poner en contacto a sus personajes con dos de los grandes artífices de esa operación, Arthur Nebe y el coronel y conde Claus von Stauffenberg, jefe del Estado Mayor en la Reserva y autor material del atentado del 20 de julio de 1944 contra Hitler. Parte de la acción de la novela se desarrollará en un mítico Hotel Adlon, frente a la Puerta de Brandeburgo, que quedó destruido en un incendio el 2 de mayo de 1945, pero que Alemania reconstruyó como parte de una historia que no se ha de repetir.

Cubierta del libro

La noche de las estrellas fugaces 

Ben Pastor

Alianza Editorial, 453 páginas, 20,42 euros

Compartir el artículo

stats