DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

42.ª selmana de les lletres

L’home-péndulu

Aguardaba, como aguarden los enfermos la cura enriba les baldoses hixéniques d’un hospital vieyu

L’home-péndulu

L’home-péndulu

Anque nun apaecen na novela “Del Llau del Nigromante” (Radagast, 2020), los homes-péndulu son una criatura fundamental del lore d’esta saga. Esti fragmentu tien llugar muncho depués de los socesos que cuenta “Del Llau del Nigromante” como resultáu de les investigaciones col tiempu y los relós que fixo’l magu nuberu

Égor Balzarec.

El péndulu oscilaba. El movimientu, lentu y mecánicu, enllenaba de llutu’l llugar. Les solombres volvíense más y más llargues a cada vuelta del aceru, y el golpiar mortecín frañía en dos el silenciu. Namás había povisa nel cuartu. Los muebles, siluetes d’otra dómina, fundíense nes solombres allargaes de la nueche. El soníu del péndulu yera dacuando tan fuerte que yera a anubrilo too y volvíase ruidoso. Nunca nun cambiaba. Pero naide yera a oyelo.

El silenciu, el vacíu, la clarixa... Tamién la espera.

Entecruciaba los deos fríos y movía les neñines d’un llau a otru, d’una paré a la qu’había enfrente. Enriba d’él, el compás del péndulu. De xemes en cuando llevaba una mano al gargüelu y carpía. Nin siquiera d’esa manera yera a afuracar el silenciu. Aguardaba, como aguarden los enfermos la cura enriba les baldoses hixéniques d’un hospital vieyu. Les manes fríes destacaben nel negror del traxe: camisa blanca, corbata prieta, rostru severu. Apertaba los llabios. Y el péndulu enllenaba la estancia col so andar cansín. Dacuando sentíalu lloñe, como n’otru cuartu, al otru estremu de la casa. Otres veces, per contra, víase invadíu por él y oyíalu nes coraes, nes vidayes, como una corriente a piques d’españar en ríos de muelles, cuerdes, cadenes y tuerques. Yera nesi momentu parte d’él, como un muérganu más del cuerpu, otra parte más del so ser.

Va tiempu qu’esperaba.

–Pue pasar –dixo una voz que venía de les escaleres, tamién na clarixa.

Llevantóse. En faciéndolo, foi como si namás fore a oyer el mecese tranquilo de la ropa d’él rozando uno colo otro. Depués los pasos, secos na alfombra suave que los amortiguaba. Nun había ecu. Naquel cuartu namás paecía qu’hubiere espaciu pa él y el péndulu.

Xubió les escaleres con galbana, sintiendo na mandrecha cómo esnidiaba’l pasamanes y abriendo y zarrando la manzorga de mou rítmicu, tranquilizador. Como’l qu’apierta una bola de goma depués d’una tresfusión de sangre. Sabía que-y llegaba la hora, el momentu pol que naguaba, l’intre exautu en qu’una vida torcíase pa siguir derecha’l restu de la eternidá.

–Échese –dixo la voz d’Égor Balzarec.

Echóse enriba la mesa d’operaciones, en mediu de cuatro veles blanques. Zarró los güeyos. Vio la clarixa. Clarixa y péndulos que se movíen dientro de la cabeza, y una melodía estraña, como d’otra dómina, que lu apoderaba y lu dormía... y de la que despertó, yera yá un home-péndulu.

Esclavos del tiempu llámenlos. Mensaxeros de la desgracia, testigos de dómines. Los qu’enxamás resuenen... Munchos entrúguense d’ú vienen, pero tán enquivocaos. Nun ye ésa la entruga correuta, sinón, ¿De cuándo? ¿Cuándo viven? ¿Qué ye la vida? ¿Ta vivu un home-péndulu?

Ésti del que falamos acababa d’esconsoñar otra vuelta. Les veles consumíes. La clarixa invadiéndolo too, oyíase’l péndulu. Pero esta vuelta nun taba nel pisu d’abaxo, sinón dientro, bien dientro, no más fondero del so cuerpu. Y esta vez namás oyíalu él. Y n’oyéndolu nun fixo más nada qu’abotonase la camisa con aire impasible y llevantase de la mesa d’operaciones.

El mundu doblábase cuando él lu miraba.

Compartir el artículo

stats