Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

42.ª selmana de les lletres

El tabanu

Sobrevolaba aquel llugar enllenu xente. Cuando alvirtieron la mio presencia, vi cómo garraben un frascu posáu enriba la mesa: flip, flip... y amagaben con inundame tol cuerpu y asfisiame. Tán obsesionaos, con matar bichos- pensaba-yo. ¡Nun tán avezaos a venos pola ciudá! Y volé rápido pa llibrame d’aquel aerosol asquerosu. Yo rumbaba y subía cuanto más altu, col obleru preparáu, mirando p’atrás de xemes en cuando, por ver si dalguién me persiguía col spray. De sópitu y ensin saber cómo, aterricé na boca d’una tarola que, engaramada nuna tarima, dicía versos, medio lloramicando....Y piquéla, piquéla na garganta. Salí darréu volando, poséme nun árbol que taba ellí mesmu y escondíme a escucar detrás d’unes fueyes. Demientres, a ella entamó a enredáse-y la llingua, torgóse-y la voz y cuasi nun podía falar. Nin siquiera foi quien a disculpase colos presentes, que marmuraben sobre la gafez de la recitadora. Dalgunos hasta se llevantaron p’atendela. Foi too nun tris. Ella nun s’esplicaba qué-y pasara; nun s’enteró que fuera yo quien tuviera nel so gargüelu. Yo llevanté vuelu otra vuelta, y, rumbando, empobinéme p’hacia otru llugar con menos peligru.

Compartir el artículo

stats