DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

con llingua propia

Aire nuevo

La poesía asturiana renuévase, a traviés de la voz poderosa de Laura Marcos, sin renunciar al so raigañu

Cultura - Libros

Cultura - Libros

“Díes otros” (Premiu de Poesía “Fernán-Coronas” 2019) ye’l primer poemariu que publica Laura Marcos, una autora bien conocida nes lletres asturianes. La so trayectoria incluye ésitos de ventes como “Cuentos de ser y de tar” (Trabe, 2017), dellos premios en certámenes de narrativa, traducciones, crítiques y collaboraciones en distintes revistes y antoloxíes. Nel campu de la poesía, foi una de les poetes incluyíes na antoloxía “La prueba del once” (Saltadera, 2015) y tien una llarga esperiencia de participación nes Timbes Poétikes xunto a Pablo X. Suárez y otros autores.

El sedimentu d’estes esperiencies échase de ver na poesía de “Díes otros”, onde l’autora combina elementos tan diversos como la narratividá, el simbolismu y la calidá rítmica que se-y pide a un poema escritu pa la dicción oral. Nesti sen, el llibru trai a la poesía asturiana un “aire nuevo” que la xeneración a la que pertenez reivindica y echa en falta.

El llibru ta estructuráu en tres partes qu’equivalen a tres trechos d’un mesmu percorríu narrativu. La primera, “La lluz robada”, ta formada por una serie coherente de poemes que, a partir d’una metáfora cotidiana –“Un día marchó la lluz”– toca’l tema del exiliu. L’usu de la primera persona del plural dota al discursu d’una dimensión social carente d’una referencia concreta: “Al marchar quedónos media vida a caún / y separtémonos condergaos / a intentar buscar lluz / onde la hubiere”. Esta imprecisión, qu’afala a indagar nel sentíu de les imáxenes que la poeta va esparciendo con maña, ye ún de los llogros del llibru, que dacuando algama un tonu casi bíblicu.

Na segunda parte, “L’agua turbio”, combínense poemes qu’almiten una llectura en clave individual –“El preciu”, “Corazón moyáu”– con otros que remiten al sentimientu de pertenencia –“Sincretismu”, “Descendencia”, la serie “Fotografía”–. L’algame de la colectividá que la poeta representa nun dexa d’enanchase: “los nuestros”, por oposición a “los otros”, asiéntense sobre’l territoriu de la falta, identifíquense cola probitú, cola disolución del ser –“un corazón moyáu / pela / desfáise / va perdiéndose perhí”–, en definitiva, cola identidá perdida –“Y agora, nun van ser yá / los nuestros: / serán los fíos d’otros”–.

El sentimientu de perda pue ponese en rellación indistintamente col abandonu (físicu y espiritual) de la llingua y la cultura, col desaniciu de les redes de solidaridá, cola ausencia de certeces sobre’l futuru o, simple y llanamente, col dolor de medrar. La poeta busca un sitiu nel mundu, pero nun lu busca sola: sabe dende’l principiu que’l camín de la marcha ye un andar compartíu, que los otros son un finxu inevitable, que la memoria ye “bálsamu o tortura”, pero nun salva.

Na tercera parte del llibru, “El son cambiáu”, trátense les cuestiones de l’asunción de si –“salimos desfilando hacia nós mesmos”–, el reconocimientu de la otredá –“Poco a poco / fuimos faciéndonos / […] a cantar la lletra n’otru idioma”–, l’aceptación del cambiu como parte de la vida –“mudar / porque ye como ye”– y la decisión de formar parte d’una comunidá, d’“amestase, ser parte / de la solución”. La trama de símbolos, que na segunda parte del llibru se concentraba nos aspectos más xeneracionales de les vivencies de l’autora, asume agora una dimensión identitaria, qu’illumina retrospectivamente les imáxenes de les primeres páxines: “que quien nos vea / vea a los nuestros”.

Esta declaración última asoleya l’arreyu que la poeta tien, de forma non evidente, cola tradición lliteraria propia. Laura Marcos bebe de fontes cosmopolites como’l slam, que la inclinen, con resultaos perpositivos, hacia la cenciellez sintáctica y los ritmos marcaos. Hai nella una voluntá renovadora, visible na combinación d’oralidá y imaxe visionaria. Con too, el so universu sentimental ye inequívocamente asturianu. Como Berta Piñán y Antón García –autores con cierta influencia nel so discursu–, la so poesía finalmente afita la “voluntá” de “ser país / ser paisaxe”. La poesía asturiana renuévase, a traviés de la voz poderosa de Laura Marcos, sin renunciar al so raigañu.

Cubierta del libro

Díes otros

Laura Marcos

Trabe, 54 páxines, 12 euros

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats