Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tinta fresca

La lucha feroz por la audiencia

González Harbour defiende en “El pozo” al periodismo de verdad frente “al de pacotilla”

Cultura - Libros

Berna González Harbour lanza en “El pozo” una defensa “del periodismo de verdad ante la emergencia de uno de pacotilla”. Y lanza una crítica frontal al sensacionalismo y a la feroz lucha por la audiencia, que en ocasiones “opaca la realidad para iluminar sus aspectos más llamativos, más tergiversados”. Y ya que va de periodismo, la autora acepta el reto de dar respuesta a las respuestas a las “5w” (Who, what, when, where, why) que definen la profesión, más una sexta de propina.

Quién: “Greta es una joven periodista de televisión, ansiosa por cubrir el prime time, eficaz en la búsqueda de información, aunque con un físico no tan destacado como el de otras compañeras que van a brillar más. Ella y Juan Quatremer, el cámara que ha estado en mil guerras y que procede de otra cultura, otra era, otra práctica, tendrán que cubrir la caída de una niña en un pozo, un acontecimiento que, como dicen las cadenas, tiene a España en vilo”.

Qué: “Está la caída de una niña, pero sobre todo la forma en que el periodismo y la decencia pueden caer en el mismo pozo. El periodismo del espectáculo, del sensacionalismo, de las tripas, se impone en numerosos medios sobre la búsqueda serena de información”.

Cómo: “Se trata de mantener la audiencia, de captar la atención, y los canales no repararán en usar las herramientas más efectivas para ello: desde conexiones en directo desde todos los programas posibles a entrevistas inanes con nutricionistas sobre cuánto puede aguantar una niña pequeña sin ingerir nada a dar pábulo o los rumores y cotilleos que comienzan a arreciar sobre la madre, el padrastro y el padre de la criatura. Todo vale para conseguir la audiencia”.

Dónde: “Tiene lugar en un pueblo humilde al sur de Madrid, pero podría ser en cualquier escenario de España. Hemos conocido muchos”.

Cuándo: “Todo ocurre en verano, paralelamente a un juicio del que Greta es jurado sobre un crimen real al que nadie hace ni caso. El asesinato real ocurrió en el final de una Eurocopa, cuando un joven mató supuestamente a su madre en un caso cargado de incógnitas. La atención de todos sin embargo está en la caída casual de una niña en un pozo en la que, sin embargo, todos quieren ver un sospechoso”.

Por qué: “‘El pozo’ está escrito por el periodismo y para el periodismo. Para reivindicar la esencia de una profesión marcada por la búsqueda de los hechos y frente al canibalismo de los rumores, de las fabricaciones, de los testimonios de familiares o de los testigos portadores de mensajes dudosos y viciados por la búsqueda de audiencia. También para enfocar cómo mientras la atención del público es llevada a lo superficial, lo verdadero no parece importar a nadie. Y para subrayar los vicios que hoy corroen una profesión magnífica, desde el sensacionalismo al predominio del aspecto físico, las curvas de audiencia y lo no comprobado frente a lo comprobado”.

Cubierta del libro

El pozo

Berna González Harbour 

Planeta, 304 páginas, 18,50 euros

Compartir el artículo

stats