Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

con llingua propia

Haikus y caparines

Los llibros de Berto García y Blanca Fernández son esperimentos que puen cuayar en pieces más llargues

Cultura - Libros

Cultura - Libros

Hai dos llibros pernuevos que son breves pero non curtios. “Origami” (Impronta), de Berto García, y “L’home les caparines” (Ediciones Radagast), de Blanca Fernández. Estes xoyes de Berto y de Blanca son esperimentos que puen cuayar en pieces más llargues y estendese como modelu a otres autoríes. Y quiciavis por esi calter especial lleven estes obres finos prólogos de Marta Mori, qu’encontia los sos llogros y los enmarca na lliteratura asturiana actual. Tenemos amás en “Origami” un epílogu de María Esther García López qu’esplica la custión de los haikus. La presencia d’estes dos estupendes escritores da más valir a los dos llibros qu’emponderamos equí.

“Origami” ye pallabra que significa papiroflexia nel idioma xaponés. El títulu de Berto García ta bien trayíu porque los sos poemes xueguen con un lléxicu que torna y retornia en dobleces prestosos. Berto García nun diz nel llibru que los minimalistes poemes qu’ufierta seyan haikus. Pero la crítica pescáncialos como si lo fueren, que ye’l casu. Paezme que’l meyor haiku d’“Origami” ye ún que casa colos díes nos que tamos: “Llume de xunu / alredor de los vezos / arrinca’l branu”. Gusten d’otra mena los que cita María Esther García López nel epílogu, como esti qu’acompanga col clima d’estes selmanes: “Ónde m’atecho / –tamién esta nueche– / de la truena”. Sicasí quixere recordar, ensin ser repunante, qu’acordies cola poética de Basho Matsuo (sieglu XVII) un haiku puru, por decilo asina, obedez a delles regles: nun tien por qué ser subxetivu nin autorreferente nin urbanu, nun tien que definir nada, nun introduz metáfores nin fuercia paradoxes. Resumío en fórmula: un haiku ha de ser el grau mínimu d’una descripción obxetiva y natural. Pero los ciento trenta poemes de “Origami” malpenes sufren por esa disciplina, dao que l’adaptación a una llingua y a una mentalidá europees fai que’l haiku s’avere a la forma occidental d’una máxima o d’un aforismu. Forma que por curtia que seya en sílabes ye más dramática, más moral y más personalizada que la descripción eco-minimalista. Tengo amigos filósofos, Thomas Heyd ye ún d’ellos, que siguen muncho a Basho, el gran poeta y personaxe de la civilidá nipona. Que son como él, vivientes de la naturaleza y caminantes del so espíritu.

“L’home les caparines” ye una novela abierta, non un cuentu llargu, que ñaz de la sensibilidá d’una nueva y última xeneración d’artistes. Pasen y pasarán toes, pero siempre hai una acutando’l puestu. Na midía en que Blanca Fernández, la escritora, tea encarnada en l’Alicia xóven de la so novela vese per ú tiren les idees nueves de reforma artística y los enfotos personales. Per un llau, diendo a “L’home les caparines”, quier facese la novela de misteriu de tola vida pero col xeitu de que’l noventa por ciento d’ella recueya la realidá social (la familia xunida en igualdá) y que la fantasía rellene’l restu, más a traviés de supuestos psíquicos (l’Alicia-vieya) que d’encantexos convencionales. Per otru llau, la figura d’Alicia xóven ye la d’una estudiante qu’escribe y dibuxa (¿fáilo Blanca Fernández tamién?) recuperando’l dichu antiguu y un tanto castizu de que “pluma y pincel son lo mismo”. Ella ye llista y nun tien mieu. A ella nun-y pasen les coses males que-yos pasen a les rapaces nes noveles y va de campeona ónde-y apetez a les hores que-y peten. Siéntese nesta novela lo que soliña Marta Mori nel prólogu: que nun pasen coses horroroses en primer planu, solo atarrecibles por mor de les que sí pasaren (guerra civil) nel segundu planu de la narración.

Cubierta del libro

Origami

Berto García

Impronta, 68 páxines, 12 euros

Cubierta del libro

L’home les caparines

Blanca Fernández

Radagast, 70 páxines, 12 euros

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats