Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con Llingua propia

¿Tierra conquistada?

A la fin nun se trata de qu’Asturies seya España, sinon de qu’España seya más Asturies de lo que ye

Jesús Sanz Montes y Adrián Barbón, en la explanada de la basílica de Covadonga, el pasado día 8.

Jesús Sanz Montes y Adrián Barbón, en la explanada de la basílica de Covadonga, el pasado día 8. Irma Collín

Prestábame tratar un poco más lo que’l políticu democristianu Luis Vega Escandón vino a decime hai un tiempu –más de cuatro décades–: que la popular frase “Asturias es España y lo demás tierra conquistada” podría ser clave de la nuestra identidá. Más pallá del tonu humorísticu y grandón a la fras nun-y faltaba sentíu, de magar que paeciera rara yá nel momentu revueltu del tardofranquismu. Yera mui llarga y d’usu priváu mentes que’l “Puxa Asturies” de los años setenta convertiríase nel glayíu oficiosu y común del nuestru viaxe al Estáu de les Autonomíes. Amás, el dichu de la “tierra conquistada” llendaba col episodiu de Cuadonga y Pelayu, cuando’l nuevu asturianismu quería por contra asitiar al covadonguismu dientro d’un arcu más llargu de la hestoria d’Asturies. Ye verdá que’l RIDEA publicara de 1972 a 1975 los tres tomos de “El Reino de Asturias”, la magna obra de Claudio Sánchez-Albornoz, que paeciera dir nel mesmu sen del lema “Asturias es España” y demás. Pero nun ye tan cenciello. D. Claudio, el prestixosu historiador y políticu que fuera ún de los presidentes del gobiernu republicanu nel exiliu –hai que recordalo– tenía idees más afinaes al respective. Ye verdá que saca a rellucir de xemes en cuando la tamién popular metáfora de “la cuna de España”, pero la so teoría encamienta antes de nada la hexemonía vanguardista del nuestru reinu como defensor militar y cultural de la Europa cristiana. Expresiones expresives suyes son “reino de Oviedo”, dalguna vez, y a farta farta de veces la nomada y discutida cita de la Crónica Albeldense (883): “regnum asturorum”, esto ye, “reino de los ástures” (o astures). La Crónica sorraya que dempués de Cuadonga “el reinu de los ástures quedó afitáu per aciu de la divina Providencia”.

El nuevu asturianismu fizo un cambeu nesta tema. Nun buscaba la cuna o bierzu d’España sinon cañicase nel bierzu de l’Asturies mesma. Poro, el rixu patrióticu pegó un saltu de milenta años atrás, hasta les guerres nes que les tribus astur-cántabres foron vencíes pol Imperiu de Roma. Y tovía más: hasta la nuestra pre-historia, como manda la seriedá académica. En realidá el desendolque artísticu de lo que se llamó y se llama “celtismu”, xunto colos estudios antropolóxicos de llínea nacionaliega, sirven a la necesaria xera d’enanchar los motivos de la nuestra identidá comunitaria. Los ástures del regnum asturorum son los mesmos o tienen que llegar a selo, que los ástures que como diz el historiador romanu Lucio Floro, “inmunes imperii agitabant”, o seya que “descuidaos del imperiu, revolvíen”.

En 1978 dióme por pensar qu’hai tantes cunes d’España que lo meyor sería atropales a toes na Constitución. Y que d’ehí cada tierra, cada rexón, cada vieyu reinu fuere acutando sitiu na Monarquía Constitucional. Asina pasó nestos caberos cuarenta años, con más o menos encaxes y estropicios. Pero si a la fin nun se trata de qu’ Asturies seya España, sinon de qu’España seya más Asturies de lo que ye tendríamos igual que conquistala de nueves. Pero esta vegada con ciñu y cuidiáu. ¿Qué seremos a da-y? ¿Igual una llingua más y una cultura más de les que yá tien? ¿Y querráles?

Veo en semeya del periódicu que nel día La Santina desti añu en Cuadonga les autoridades, Arzobispu Jesús Sanz Montes y Presidente Adrián Barbón, tan más cerque que nunca. Dos centímetros más y yá nun guardaríen les lleis de la proxemia occidental. Pero como los dos son homes de diálogu de xuro que tendrán que compartiles un poco. Les coses, los proyeutos, los enfotos, de ca ún.

Compartir el artículo

stats