Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con llingua propia

El cantor de toles coses que conocemos

Milio Ureta traduz “Cantar de mi mesmu”, de Walt Whitman, con resultaos mui estimables

Cultura - Libros

Cuando se celebró, hai dos años, el bicentenariu del nacimientu de Walt Whitman, malapenes contábamos con más traducciones al asturianu d’esti autor que les feches a partir de poemes sueltos por Pablo Antón Marín Estrada, disponibles en “La maleta de Simbad” (2000), na antoloxía colectiva “Palabres clares” (2005) y na revista “Campo de los Patos” (2012). La publicación d’una versión asturiana del “Song of Myself” vien, pues, a cubrir un vacíu, atrayendo l’atención sobre un poeta qu’a mediaos del sieglu XIX trató algunos de los temes que más interesen na actualidá: la llibertá sexual y la realización individual, que Whitman pudo compaxinar, nel marcu d’una nación emerxente, col ideal democráticu.

Nel ámbitu hispánicu, el maxisteriu de Whitman afectó sobre too a la lliteratura en castellanu. Neruda y Lorca dedicáron-y poemes; Concha Zardoya consagró-y un ensayu y León Felipe y Borges traduxéronlu. Con too, la primera traducción de Whitman publicada n’España foi una versión al catalán de 1909, obra de Cebrià Montoliu, anterior a la versión al castellanu d’Álvaro Armando Vasseur, de 1912. Les traducciones al gallegu y al vascu fueron abondo más tardiegues: el “Canto de min mesmo” en versión de Xosé Manuel Freire sal nel añu 2001, mientres que la esbilla de Xabier Galarreta (“Belar-hostoak”) publícase en 2003.

Walt Whitman ta consideráu anguaño como un poeta canónicu, maestru yá non solo de poetes anglófonos, sinón de tolos poetes contemporáneos. El propiu Harold Bloom lu incluyó como talu na obra “El canon occidental”, realizando un esfuerzu significativu por convertilu nun autor aceptable nel so universu moral y estéticu. D’aende la importancia de contar con una traducción al asturianu de la so poesía. Con too, lo que Milio Ureta, el traductor d’esti “Cantar de mi mesmu”, nos brinda nel so trabayu va más allá de la comunicación intercultural. Gracies a él tenemos la oportunidá de disfrutar de la obra d’un poeta que, pola amplitú del so universu referencial, suscita en quien lu llee la sensación de que fala de toles coses que conocemos. La idea queda reforzada poles alusiones, tan actuales, al mundu del trabayu y de la inmigración y poles declaraciones antirracistes y feministes que se repiten de cotino nos sos versos.

Nel prólogu del llibru, Milio Ureta trata esti aspectu, centrándolu nos llectores d’Asturies. “Una de les revelaciones más sorprendentes, –diz– coles qu’un ñacíu al norte d’El Pontón pue atopase al traducir a Walt Whitman, é la de la estraordinaria semeyanza d’imaxinarios que la Norteamérica de 1855 y l’Asturies de la primera metá del sieglu XX comparten”. La importancia que tien nel poema’l tema de la naturaleza y el fechu de que los paisaxes descritos seyan de tipu atlánticu afiten esta impresión: “Nel llagar tastiando’l dulzor de la magaya pardu… […] /…nes esfoyaces y esbilles, nes fiestes del ramu les cases… […] / Onde les palanques ceben d’herba les cuadres, y esparrama / la pación curáu, y la vaca apalpiñada aguarda na corte…”.

Ureta traduz la obra al asturianu que fala davezu, que ye la variedá centruoriental, un criteriu discutible que reduz los efectos que podría tener la obra nel planu de la normalización llingüística. L’usu d’esta variedá ye, amás, un arma de dos filos: l’aire decimonónicu que se consigue al través de los arcaísmos y dialectalismos pue llegar a tapecer la modernidá del discursu whitmanianu, que se caracteriza pola abondancia de neoloxismos y pola mezcla de rexistros. El resultáu, con too, ye mui estimable, gracies a la bayura y a la precisión léxiques y al esfuerzu por utilizar modismos asturianos.

Cantar de mi mesmu

Walt Whitman Trad. de Milio Ureta

Delallama Editorial 128 páxines

16 euros

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats