Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polifonía global

Encuentros mudos en el sur del mundo

Cultura - Libros

Esta joven autora chilena empezó fuerte con una colección de relatos breves titulado “Qué vergüenza”, publicada en 2016, con la que ganó el premio “Roberto Bolaño”, el Premio del Círculo de Críticos de Arte a la Mejor Escritora Novel y el Premio Municipal de Literatura de Santiago de Chile. “Qué vergüenza”, reseñada en las páginas de CULTURA en su momento, fue traducida a ocho idiomas, entre ellos el inglés, por lo que la prestigiosa revista británica de literaturas contemporáneas “Granta” incluyó a la autora entre las 25 mejores narradoras en lengua española en 2021, cuando su primera novela, “Isla Decepción”, aún no había sido publicada.

Esta novela reúne en Punta Arenas, en el confín austral de Chile, a tres personajes improbables: Miguel, un hombre reservado e intuitivo que se ha recluido en la Patagonia después de abandonar a su familia y su vida anterior, y Marcela, su hija, que había sido en un tiempo “la niña de sus ojos” y que se refugia en la casa de su padre huyendo de desamores, desilusiones y otras dudas existenciales. El tercer invitado es un coreano rescatado del mar y de la tiranía de un barco calamarero por Miguel, que le esconde en su casa en un impulso empático.

Los tres conviven como burbujas aisladas pero cercanas, cada cual rumiando sus propios sinsabores, inaudibles para los demás, pero conocidos por quienes vamos siguiendo las páginas del libro. Poco a poco hilamos los diferentes trazos de sus vidas y nos formamos una idea aproximada de las razones que hacen su convivencia tan silenciosa, aunque no desagradable. Los diferentes idiomas que se barajan en la narración (coreano, chino, lenguas locales de Indonesia y de Filipinas, portugués e inglés en el calamarero y español de Chile y mapudungun mapuche en tierra) comunican a unas personas con otras por el encantamiento de sus sonidos y el énfasis puesto en los diferentes contextos, que es la manera en que Paulina Flores pone sonido al silencio anímico de los personajes.

La autoficción literaria a la que asistimos engloba descripciones geográficas y culturales; así aprendemos paisajes y costumbres tanto de la zona del Estrecho de Magallanes como de la vida del campo chileno algo más al norte. Lee, el joven coreano, evoca las biografías de sus compañeros de navegación y recapitula detalladamente el régimen de esclavitud en estos barcos que esquilman los mares y explotan a los trabajadores hasta la extenuación y, en ocasiones, la muerte. Flores es valiente al inscribir un problema al que nadie pone coto, aunque hay suficiente información sobre dichos barcos, reconocidos como esclavistas: reclutan a hombres desesperados y les privan de todos sus derechos una vez que el barco zarpa para convertirles en parte de un engranaje destinado a pescar tanto como sea posible en el menor tiempo y así abastecer de materia prima sin fin a conserveras y fábricas similares.

El capitán del “Melilla” lo explica: “La producción fue muy intensa las últimas semanas. Gracias a la escasez del atún rojo, el calamar está en su mejor momento. Los cazadores van en declive y, sin depredadores, los bancos han aumentado. Solo tenemos que preocuparnos de llegar antes que los leones marinos, pero todavía queda anchoa y sardina suficiente”. Es decir, primero se liquida al pez depredador, luego a las especies que, sin aquel, habían aumentado, se deja morir de hambre a los leones marinos, y se sigue la lista. En unos años, comeremos pescado sintético.

La novela está salpicada de anécdotas, de retazos de vida, de cruces fugaces y fortuitos, y, mientras, el tiempo va pasando y los personajes no encuentran solaz para sus desasosiegos. Por eso el título va más allá de la cercana isla volcánica que se encuentra entre la Patagonia y la Antártida, ya que todos los personajes están anclados en la decepción, en el fracaso de sus vidas y en el mutismo que se autoimponen para no tener que mentir.

A pesar de todo, la novela no es trágica ni catastrófica; hay belleza en la aceptación de cada vida como es.

Cubierta del libro

Isla Decepción

Paulina Flores 

Seix Barral, 358 páginas, 19,50 euros

Compartir el artículo

stats