Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se despide un artista fundamental

Serrat: seis décadas, seis conciertos memorables

Media docena de actuaciones en directo que resumen la trayectoria del cantautor del Poble Sec

El cantautor Joan Manuel Serrat durante su actuación en la sala Mozart de Zaragoza.

La carrera de Joan Manuel Serrat como artista de directo, que ahora se dirige hacia su final, ha sido pródiga en momentos memorables. Estos son algunos de los conciertos que, por una u otra razón, figuran con letras de molde en la historia del cantautor del Poble Sec. Uno por década.  

4 de mayo de 1965. Centre Cultural L’Avenç, Esplugues de Llobregat.

Presentado por el radiofonista Salvador Escamilla, que pocas semanas antes le había dado la alternativa en el programa ‘Radioescope’ de Ràdio Barcelona, el joven Joan Manuel Serrat, 21 años, subió por primera vez a un escenario en el Centre Cultural L’Avenç, de Esplugues de Llobregat. Lo hizo con traje y corbata y acompañado de Joan Ramon Bonet y Remei Margarit, dos miembros de Els Setze Jutges, grupo al que se acababa de incorporar en calidad de ‘jutge’ número 13. “Subimos juntos al catafalco, cada uno con su silla y sus canciones. Era como cantar en el comedor de casa para una reunión de amigos”, recordaría muchos años después. En el repertorio de Serrat, títulos primigenios como ‘El mocador’, ‘Ella em deixa’, ‘La mort de l’avi’ y ‘Una guitarra’.

Joan Manuel Serrat, en su primer concierto, en el Centre Cultural L'Avenç. EPC

8 de marzo de 1974. Casino L’Aliança del Poblenou, Barcelona

Después de seis años de ausencia de TVE por el veto sufrido a raíz del escándalo ‘La, la, la’, el cantautor del Poble Sec volvió a la pequeña pantalla con una actuación en directo que la televisión única española emitió el 28 de marzo bajo el título de ‘A su aire’. Ante un público entregadísimo, rodeado de cámaras y secundado por un grupo de músicos dirigido por Ricard Miralles, Serrat, con atuendo ya mucho más ‘hip’, interpretó tres canciones en catalán (‘Cançó de bressol’, ‘La lluna, la pruna’ y ‘La primera’) y repasó algunos clásicos de su primer repertorio en castellano: ‘Mediterráneo’, ‘La saeta’, ‘De parto’, ‘Campesina’, ‘Aquellas pequeñas cosas’, ‘Nanas de la cebolla’ y ‘Fiesta’.

2 de junio de 1983. Teatro Gran Rex, Buenos Aires

Otro regreso sonado. La ominosa dictadura militar había mantenido a Serrat siete años alejado de Argentina, donde era un ídolo absoluto. La ausencia agrandó su leyenda y, cuando volvió en junio de 1983 para ofrecer cuatro recitales en el Gran Rex, las entradas volaron a tal velocidad que se hizo necesario programar cuatro fechas más en el estadio Luna Park. Aquellos conciertos, electrizantes demostraciones de catarsis colectiva que se alargaban más allá de las tres horas entre bises, lágrimas, cánticos y ovaciones, han pasado a la historia como un momento fundamental en el proceso de transición argentina hacia la democracia. No es poca cosa.

23 de abril de 1996. Palau Sant Jordi, Barcelona

Serrat escogió el día de Sant Jordi para presentar en el Palau Sant Jordi ‘Banda sonora d’un temps, d’un país’, doble disco de homenaje a la Nova Cançó, en un potente acto de afirmación cultural que, sin dejar de resultar entrañable, tuvo más de serena ceremonia institucional (con nutrida presencia de autoridades en la platea) que de verdadera fiesta musical. Sobria escenografía diseñada por Mario Gas, dirección musical de Josep Mas ‘Kitflus’ y dos momentos especialmente memorables: la presencia de Tete Montoliu interpretando al piano ‘Paraules d’amor’ y el gran final con ‘Anirem tots cap al cel’ y un coro formado por una veintena de voces históricas de la canción catalana. Las 16.000 entradas disponibles se agotaron rápidamente, así que hubo que programar un segundo recital para el día siguiente.

6 de mayo de 2005. Teatro Calderón, Valladolid

Un carcinoma en la vejiga, con el consiguiente tratamiento de quimioterapia, había obligado al músico a interrumpir la gira de presentación del disco ‘Serrat Sinfónico’, en la que actuaba acompañado de una gran orquesta. En su reaparición sobre los escenarios, el cantautor decidió comparecer con el único acompañamiento del piano de Ricard Miralles, en un ejercicio de despojamiento de todo lo superfluo que le permitía volver a abordar las canciones de siempre desde la esencia y, al mismo tiempo, hablaba de manera elocuente sobre su nuevo momento vital. La gira, bautizada como ‘Serrat 100 X 100’, constató la feliz recuperación de la salud del artista, que ofreció más de 150 recitales sin apenas resentirse. 

4 de julio de 2015. Teatre Grec, Barcelona

Medio siglo después de presentarse al mundo desde el programa ‘Radioescope’ de Salvador Escamilla, Serrat se dio un homenaje con la gira ‘Antología desordenada’ en la que, revisando el cancionero de todas sus épocas, se dedicó a rehacer el repertorio a su antojo en función de sus apetencias e intuiciones en cada momento, con la complicidad de los habituales Miralles y Kitflus. En las cinco noches que compartió con el público de su ciudad en el Teatre Grec, a un paso del barrio que lo vio nacer, se sumaron a la fiesta invitados como Noa, Sílvia Pérez Cruz, Miguel Poveda y Estopa. Una muestra inmejorable de la discreta magia con la que la obra serratiana aúna géneros y generaciones. 

Compartir el artículo

stats