Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Falete: "El más importante de mis proyectos es seguir aprendiendo a cantar"

"Me presento desnudo en el escenario, no hay ni formación musical ni un gran decorado", asegura el cantante

Falete.

Falete (Sevilla, 1978) viajará hasta Canarias los próximos 4 y 5 de febrero, para actuar en el Teatro Víctor Jara de Vecindario, en Gran Canaria, y en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna respectivamente. Viene a las Islas con un espectáculo titulado 'Desnudando el alma', en el que cantará todos sus éxitos y ofrecerá un sentido homenaje a los artistas que le han inspirado a lo largo de todos estos años. 

Suele venir mucho a las Islas. Parece que hay una especial conexión con Canarias. ¿Cómo le tratan por estas latitudes?

No hace mucho estuve ahí. Me acogen siempre muy bien cuando estoy por ahí. Tenemos un carácter muy parecido los sevillanos y los canarios. La verdad y lo cierto es que yo cada vez que voy disfruto muchísimo de la gente, del clima y de las Islas en general. Sobre todo agradezco el cariño que me tiene el público.

Usted, que disfruta especialmente sobre los escenarios, ¿cómo ha vivido todos esos meses sin poder sentir el calor de su público?

Muy mal, con mucha incertidumbre y mucha inseguridad por no saber lo que iba a pasar. Sobre todo lo peor fue ver lo que estaba ocurriendo y no saber cuál sería el desenlace, ni cuándo podíamos volver a los escenarios ni cuándo se podría volver a una normalidad, si es que la podemos llamar así. La verdad es que lo he vivido con expectativa, miedo y un cúmulo de sensaciones que no eran agradables ningunas de ellas, la verdad.

Pero seguro que no se le ha olvidado ese momento de reencuentro definitivo con el público...

Fue un momento muy especial. Recuerdo que fue en plena pandemia, en Cádiz capital, y con un aforo muy reducido. Actué en un lugar que cabían mil o mil doscientas personas y no había más de 300 y con una distancia enorme entre ellos. De las primeras sillas ocupadas hasta el escenario pusieron una distancia brutal. La separación entre el público también era tremenda. Pero independientemente de eso y de que todo el mundo llevara su mascarilla, notabas eso: el miedo. Se respiraba el miedo y la inseguridad en la gente. Tenían ganas de ti y tú tenías ganas de tu público pero se notaba esa barrera de por medio. En ese sentido era desagradable pero obviamente fue un momento bonito el de poder reunirte con tu gente.

Llega a Canarias con un espectáculo que se llama Desnudando el alma. ¿Nos puede hablar del repertorio que desgranará durante el concierto?

Es un repertorio muy extenso en el que hago, obviamente, un repaso por las canciones con las que me di a conocer en su día. Además, también paso por todo lo demás: los éxitos que siempre he cantado. Después, es asimismo muy amplio en lo que a estilos musicales se refiere. Canto boleros, rancheras, flamenco, coplas, baladas, etcétera. Toco a autores muy diversos y muy distintos y hago un recorrido, un poquitín, por toda mi carrera, con cosas que tenía grabadas y un poco también en homenaje a esos artistas a los que he admirado siempre. A algunos los he cantado ya en discos y a otros no.

¿A quiénes incluiría en esa lista de referentes artísticos para su carrera?

Juan Gabriel, Raphael, Joan Manuel Serrat, Rocío Jurado –obviamente– La Lupe, Bola de nieve, Nino Bravo y muchos más.

Son los mejores...

(Risas) Es que a mí me gusta lo bueno.

¿Cuáles son esos temas sin los que no puede abandonar un concierto? Esas canciones que su público no le perdonaría que no incluyera en el repertorio de cualquiera de sus citas...

Varios. Está Procuro olvidarte, SOS, Lo siento mi amor. Hay varios, son como tres o cuatro canciones que es imposible dejar de cantar.

En este espectáculo se presenta solo con el piano. Es un salto al vacío.

Estaré junto al maestro Alejandro Cruz, que es una maravilla. Yo le digo que es el hombre de los mil dedos porque es un auténtico genio del piano. Eso es lo que hay en el escenario: únicamente el piano y yo. Nada más. Es muy bonito, es un espectáculo que llega muy directo y por eso lleva ese título. Me presento completamente desnudo en el escenario, no hay ni formación musical ni un gran decorado. Todo es muy sobrio y muy directo.

En este momento de su carrera, cuando ya se ha consolidado como artista, ¿cuáles son sus sueños?

El más importante de mis proyectos es seguir aprendiendo a cantar. Creo que es un camino inagotable que nunca termina de consolidarse.

¿Considera que le queda mucho por mejorar?

Sí, obvio. Seguir aprendiendo a cantar es para mí la verdadera superación personal. El artista que piense o diga que lo tiene ya todo hecho se equivoca.

¿Le veremos recorriendo muchos escenarios con Desnudando el alma en los próximos meses?

Si dios quiere, claro que sí. De hecho empiezo la gira en Canarias, con estas dos fechas. El día 12 estaré en Segovia y a la siguiente semana en Sevilla y así sucesivamente. Retomaré, si dios quiere y es posible, los viajes a América: Puerto Rico, Miami y toda esa parte. Lo que hace falta es que haya mucha salid, ahora mismo es lo más preciado.

¿Y habrá nuevo disco en breve?

Nada, de momento no. No tengo pensado grabar nada.

Compartir el artículo

stats