Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

con llingua propia

Apoloxía de la llingua asturiana

Roberto González-Quevedo fala con idees clares y escribe con estilu ñidiu y netu: paez un cartesianu puru

Cultura - Libros

Nesti mundu traidor abunden más les quexes polo que duel que les apoloxíes de los bienes que defendemos. El llibru recién de Roberto González-Quevedo “Apoloxía de la llingua asturiana” (Hifer Editor, 2022) contién allabancies del idioma pero nun son floritures, sinon lo que’l subtítulu del llibru diz: “Escritos téoricos y de combate”. En siendo Roberto González-Quevedo autor experimentáu, con obra abundosa y personalidá d’escritor, profesor, filósofu y antropólogu, diba ser difícil que nun ufiertara nesti nuevu llibru una fórmula orixinal. Namás abrilu entérase unu de cuála ye: una xuntura de textos n’asturianu y en castellán, unos de combate, apaecíos en prensa, y otros d’estudios teóricos presentaos en revistes y congresos. La retórica de los primeros ye d’alderique duru contra personaxes en polémiques y momentos críticos; la de los segundos, la precisión académica de cites y datos. Y ello a lo llargo de cuatro décades. Si daquién quier acordase de les vieyes griesques tien que lleer nesti llibru y refocilase pongo por casu cola mui nomada de “los sensatos y pensantes”, que tanto guerra dieron. Como los neños. Y si a la mocedá llectora lo que-y interesa ye dar un repasu a cómo foi y cómo va l’afitamientu llinguísticu y políticu del asturianu equí va enterase darréu.

Hai que char una güeyada al indiz y dir pa empezar al capítulu 13, que ye’l últimu gritu: “Cómo debe figurar la lengua asturiana en el Estatuto de Autonomía”. Yendo d’abaxo p’arriba veamos dellos capítulos más. El 11 y el 12 formen un paralelu d’epítomes. Unu resume la normativización de la estructura gramatical de la llingua y l’otru la normalización progresiva del so usu. Cadarma y extensión social, polo tanto. El capítulu 9 ta fechu en 1998 a cuenta del centenariu de la xeneración de 1898 y trata de los problemes llinguísticos de la España d’entós. Rellucen una vegada más les autoridades de la dómina: Ganivet, Unamuno, Ortega y Gasset, Menéndez Pidal. Unamuno sale mal paráu por lo de “energúmeno” que lu llamó Ortega. Endemoniáu nun yera, pero llean ehí por qué-y aplicó Ortega l’insultu famosu. González-Quevedo quédase con Ortega, que a la fin foi profeta del Estáu de les Autonomíes. “Identidad y lengua minorizada”, el capítulu 8, ye’l más conceptual del llibru y dexa que Roberto exprese la so antropoloxía xunto una riestra d’especialistes, ente ellos J. Fernández McClintock, de tantu raigañu y amistaes asturianes. Y a piques de pasame soliño’l capítulu 10, “Asturies y Noruega: lengua, conflicto e ideología”, que surdió d’un trabayu de campu realizáu pol autor neses tierres nórdiques. El capítulu paezme’l más actual y novedosu na xera de comparar el nuestru billingüismu asimétricu col d’otros países. Cito de la páxina 115: “El caso asturiano y noruego muestran cómo la reivindicación linguística esconde un problema de identidad que va más allá de la política concreta”.

Nun hai dulda de que Roberto González-Quevedo fala con idees clares y qu’escribe con estilu ñidiu y netu. Paez un cartesianu puru, sinon fora que guarda piadosu esi hegelianismu nel que la solución final de la dialéctica pué comprendese pero nun pué remanase. Decíen persones allegaes a él que yera más que ná un viaxeru que cuerre perende con cuenta de tornar a Palacios del Sil. Pero tampoco hai qu’escaecer que Roberto publicó en 2005 una valiente “Hestoria de la filosofía”, una obra que nun dexa nin dexará de tener importancia nel pensamientu y nel desendolcu del enseñu asturianu. Y más cuando amiye del cielu la oficialidá de la llingua.

Apoloxía de la llingua asturiana

Roberto González-Quevedo 

Hifer Editor, 172 páxines, 14 euros 

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats