Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El último rey de Polonia

Elena Poniatowska centra "El amante polaco" en la figura histórica de su antepasado Stanislaw Poniatowski

Elena Poniatowska. efe

Elena Poniatowska, escritora mexicana, nacida en Francia y de ascendencia polaca aristocrática, tenía ya 89 años cuando su novela "El amante polaco" fue publicada en México en 2021. La autora explica cómo a una edad ya avanzada quiso saber más de su genealogía paterna, hizo acopio de la poca bibliografía existente y del archivo memorístico familiar y compuso esta obra magna, que arroja luz sobre Polonia, sobre sí misma y sobre la Europa de finales del siglo XVIII.

Poniatowska centra su novela en la figura histórica de su antepasado Stanislaw Poniatowski, último rey de Polonia. Las 900 páginas del libro se dividen en cincuenta y siete capítulos breves, cada uno precedido de un dibujo alusivo al tema del capítulo, así como un título que condensa el contenido y va configurando la vida de Stanislaw. Paralelamente, en cada capítulo, la autora dedica varias páginas a rememorar su propia vida, desde su niñez en París. Esta semblanza autobiográfica es un regalo literario, un compendio único de una vida larga, rica y cargada de reflexión.

Las novelas de Elena Poniatowska presentan siempre una fusión de crónica histórica, vida cotidiana, sentimientos y pura ficción: una "casa de cuartos añadidos sin diseño alguno". En esta obra sentimos que llegamos a conocer a los seres humanos que se debaten detrás de las máscaras de rey de Polonia y de escritora de éxito, a la vez que nos sorprendemos con los entresijos de la política europea del siglo XVIII y con la sociedad mexicana del siglo XX.

No puede hablarse de un paralelismo entre ambos siglos ni entre ambos mundos, pero la percepción que Stanislaw y Elena tienen de sus respectivas sociedades puede transferirse de uno a otra. Los excesos de la nobleza, los ardides de la política o las diferencias abismales entre pobres y ricos permanecen casi inmutables a través de los siglos. Igual sucede con aquellas preguntas esenciales que merecen una reflexión personalizada y universal, como: "¿Qué se hace con la vida? ¿Qué voy a hacer con la mía?", "¿Hacía dónde corro tan ilusionada y tan sin aliento? ¿A qué liberación nacional voy a adherirme?"; o con el hecho de que quienes ostentan el poder "no se preguntan jamás por qué los demás carecen de derechos cuando ellos los tienen todos". Stanislaw lo pensaba allá por 1750, Elena lo recoge de boca de una madre mexicana en 2014: "Nosotros los pobres no les importamos a los que imparten justicia […] Como no tenemos recursos, no existimos".

El joven Stanislaw y dos siglos después la joven Elena, que habían apurado las oportunidades que se les ofrecieron para obtener una esmerada educación, experimentan las contradicciones a que les empujan los avatares de la vida. Ambos participan de un mundo rico intelectualmente y se codean con las personas más significativas de su época, pero eso no les exime de equivocarse y de sufrir por ello, si bien, asimismo, disfrutan de sus privilegios.

"El amante polaco" detalla la historia que lleva a las particiones de Polonia, las fluctuantes relaciones entre las potencias del momento y el papel de Rusia y Turquía en el equilibrio inestable de fuerzas del mapa occidental. Poniatowski fue amante de Catalina la Grande, que le aupó al trono de Polonia en 1764, cuando él contaba 32 años de edad. A pesar del apoyo de Rusia, de su preparación intelectual y de la mejora sustancial que llevó a cabo en el país en lo social y cultural, Stanislaw II, a quien no le gustaba la guerra, no pudo y no supo evitar la desaparición de su nación en un tercer reparto del territorio en 1795 entre Rusia, Prusia y Austria, cuando Polonia "se suprimió de todos los mapas y quedó prohibido pronunciar su nombre".

Pero, aunque Elena Poniatowska, rodeada ahora de sus nietas, diga que "el pasado se lo lleva el viento", nos comunica con su obra que, siempre, parte del pasado permanece en el presente, se adapta y se proyecta hacia ese futuro que será el presente de quienes nos siguen.

El amante polaco

Elena Poniatowska

Seix Barral, 904 páginas, 24,90 euros

Compartir el artículo

stats