Con llingua propia

Llingua y nacionalidá

¿Cuálos son los sofitos del idioma y de la cultura? Meyor la plurinacionalidá que l’autodeterminación

Juan Cueto Alas.

Juan Cueto Alas. / PIM

Lluís X. Álvarez

Si preguntamos a la xente mozo pol artículu 151 de la Constitución casi seguro que nun tienen idea, que nun s’alcuerden nin saben de qué va. Y por embargu foi unu de los más significativos, importantes y dinámicos dende 1977. Ponía en marcha’l Estáu de les Autonomíes dando-yos a Galicia, a Euskadi, a Catalunya y a Andalucía, pola vía rápida, el pasu hacia les transferencies y les instituciones a les que les demás rexones llegaríen pola llamada "vía lenta". Una d’estes últimes yera Asturies. Ente les condiciones del 151 taba’l que les nueves autonomíes hobieren presentao proyeutos durante la II República y tamién cuntaba que fueren territorios con llingua propia. Eso punxo en guardia a Conceyu Bable, dao que "Galeuska" emplegaba entós como refuerzu del "fechu diferencial" el reclamu del "dechu a l’autodeterminacion". Dalgunes en C. B. intentemos copiar esi reclamu. Foi un erru, y veráse’l porqué. Decíase que les potencies colonialistes exercíen elles mesmes d’opresores del estáu propiu, lo qu’afectaba’l fechu llinguísticu. Pero ye que’l conceutu d’autodeterminación venía del nivel políticu internacional de países baxo’l dominiu tovía de les metrópolis occidentales. ¿Y cómo demostrar que rexones de la metrópoli acusada yeren colonies d’un estáu totalitariu? ¿Y cómo proceder a la so independencia? Foi pasando’l tiempu y Europa nun tenía pinta nenguna de ser nin de contener estáu totalitariu nengún. España entró nel Mercáu Común y dempués na Xunión Europea nel primer día de 1986. El tópicu del "drechu a l’autodeterminación" esfumóse dafechu. Nun valió más pa sofitar les reivindicaciones económiques, sociales y sobre too culturales de les Comunidaes Autónomes.

Conceyu Bable, mentes duró n’activu, aguardó a que nos partíos políticos maureciera la idea de nacionalidá, como yera común nes autonomíes con llingua propia. C. B. por ende sumóse a l’Academia de la Llingua y a les variaes asociaciones de ñacieron al calicor de la estricta xera de normalizar l’idioma. Pero metíes ehí pasóse-yos, o polo menos pasóseme a mí a lo tonto, el textu que pola so importancia voi recoyer de quien lu recuperó y estudió meyor últimamente. Refiérome a David Guardado, que lu cita na páxina 442 del so llibru "Nunca vencida": "La diferencia que existe entre concebir la historia del Reino de Asturias como génesis de la llamada nacionalidad española o como proceso de autoformación de una muy específica nacionalidad (la asturiana), hará significar las cosas de diferente manera. Lo primero conduce inexorablemente a cimentar el dogma del Estado nación tal como ha sido y es entendido por las clases dominantes desde hace muchos siglos. Lo segundo inaugura la posibilidad histórica de la plurinacionalidad del estado español, asunto que nadie con dos dedos de frente osa rebatir en estos momentos". ¿Pero de quién ye tala propuesta que paez escrita mesmamente nestos momentos d’agora mesmo? ¿Conocemos a esa persona qu’escribe con conceutu y con patriotismu del presente? Sí, conocer conocémosla, pero escribir y proponer fízolo nel añu 1977. Trátase de Juan Cueto Alas. Y en siendo como ye y como ta la tema de la España plurinacional convién copiar equí tamién otru párrafu del llibru d’Ayalga "Los heterodoxos asturianos". "Lo que se jugó en Covadonga y en general en el reino de Asturias no fue el destino unitario, material y espiritual de España, sino todo lo contrario: la plurinacionalidad del Estado español. La nacionalidad asturiana ha sido la condición para la articulación formal de otras nacionalidades" (páxina 80). Hai que dicir polo menos, col fin de seguir con ello, que la plurinacionalidá val más que l’autodeterminación. Y polo que cinca a la llingua y a la cultura, ensin dubia.

 Cola ayuda del Gobiernu del Principáu d´Asturies

Suscríbete para seguir leyendo