11 de abril de 2008
11.04.2008

Tres cerebros para Alonso

Los asturianos Esteban Méndez, Alberto Pello y Javier Rodríguez cursan en Oxford un máster de posgrado en automoción deportiva enfocado hacia la Fórmula 1

14.04.2008 | 21:12
Alberto Pello, Esteban Méndez y Javier Rodríguez, en Oxford.

Los tres asturianos que disfrutan de la beca «Fernando Alonso» participan en un proyecto común junto al resto de compañeros del máster que cursan en Oxford. Preparan un monoplaza que competirá en la «Formula Student», un proyecto internacional con participación de universidades de todo el mundo. Desde la nada, construyen un coche híbrido, propulsado con energía eléctrica y también por un motor de gasolina. El avilesino Esteban Méndez, en la imagen, en primer término, a la derecha, junto al coche en que trabajan, es el jefe del grupo responsable del monoplaza.

Álvaro Faes, Oxford (Inglaterra)enviado especial de La Nueva España
El Eagle and Child es uno de los pubes señeros del viejo Oxford. Cuentan los locales que Tolkien ideó allí «El señor de los anillos» y que la Alicia de Lewis Carrol, la que se paseaba por el increíble País de las Maravillas, correteó primero en la imaginación del escritor mientras mataba tardes sentado en una de sus mesas. En pleno siglo XXI, las élites pensantes siguen citándose en la misma ciudad. La Universidad de Oxford mantiene su carácter invariable a través de los siglos, revestida de tradición y cultura británica. A su sombra creció la Universidad de Oxford Brookes, inclinada más hacia enseñanzas de carácter científico, la politécnica del norte de Londres. En el mismo pub, entre sus paredes añejas, se reúnen con asiduidad tres asturianos para dibujar en el aire sueños de gloria profesional entre alerones, amortiguadores y túneles de viento. Alberto Pello, Esteban Méndez y Javier Rodríguez viven en Oxford desde septiembre, cuando Cajastur hizo efectiva su inclusión entre los doce ingenieros que iban a disfrutar de la beca «Fernando Alonso»: 36.000 euros y la matrícula en el máster de posgrado en las especialidades de automoción deportiva y de diseño de motores de competición.
Sus discursos se pierden entre diseños, programas informáticos y dudas ante la competiti. La Fórmula 1 es el sueño común, aunque saben que antes habrá que curtirse por las categorías menores, que nadie pasa de la Universidad al Gran Circo. «No me gusta hablar de sueños y sí de trabajo constante, de labrar poco a poco un camino y esperar a que lleguen las oportunidades». Son palabras de Alberto Pello, 28 años, de Piedras Blancas y titulado por la Escuela de Ingenieros de Gijón. Llegar a estar con los mejores es la meta de un joven apasionado de las carreras, y fan «de toda la vida de Senna y, ahora de Fernando Alonso». Dejó un trabajo en Thyssen por la beca, «una ocasión única», pese a que también encuentra pegas a su porvenir. «Llegas aquí con una edad, pero los ingleses son más jóvenes». Además han podido estudiar en Brookes la ingeniería de automoción deportiva, un título inexistente en España. Por ahí empiezan a explicarse cosas de la Fórmula 1, como que el noventa por ciento de los ingenieros sean británicos. Unos estudios que toman sentido en la zona, el Silicion Valley del automovilismo. En un radio de apenas 200 kilómetros tienen sede todas las escuderías de Fórmula 1 salvo Toyota, Ferrari y BMW.
Un clon de Alonso
En el clan asturiano, Esteban Méndez, ingeniero industrial por la Universidad Antonio Nebrija, marca la pauta. Su razonable parecido físico a Fernando Alonso es una referencia inevitable. Largas patillas, melena desordenada y una mandíbula fuerte. Harían un tándem perfecto, ingeniero y piloto en un equipo de imaginación. «Por mí, no hay problema». Es un torrente verbal que desgrana cifras, datos y reflexiones a la velocidad del rayo. «Aquí hay mucha competencia y tenemos la desventaja del idioma». La barrera lingüística no le impide haberse convertido en el jefe del proyecto de fabricación de un monoplaza para participar en la «Formula Student», una competición a la que se presentan universidades de todo el mundo. Vive con Alberto Pello, «juntos, pero no revueltos», matizan, en una residencia universitaria del campus. «Esto es increíble. Me pagan por estudiar, quién me lo iba a decir cuando ya me había planteado venir a hacer el máster por mi cuenta». El coste del curso sin la beca viene a ser de unos 6.000 euros, además de los gastos corrientes de la estancia fuera de casa.

Alberto Pello
28 años, de Piedras Blancas.
Ingeniero industrial, por la Escuela de Ingenieros de Gijón. «Soy de Senna de toda la vida y, por supuesto, de Alonso».
------------------
Esteban Méndez
24 años, de Avilés.
Ingeniero industrial por la Universidad Antonio Nebrija. «Admiro a Jackie Stewart, es el Johan Cruyff de las carreras»
--------------------
Javier Rodríguez
27 años, de Oviedo.
Ingeniero industrial por la Escuela de Ingenieros de Gijón y germanófilo declarado. «Nadie hace coches como los alemanes»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine