16 de abril de 2008
16.04.2008
 

Robinho, el escapista

El delantero del Real Madrid utiliza una ventana de 40 centímetros para huir del vestuario y no explicar su suplencia

16.04.2008 | 02:00
Robinho se chupa el dedo y levanta el brazo para celebrar un gol.

Madrid
Robinho ha encontrado una vía de escape para no tener que explicar el bajón en su rendimiento. El delantero brasileño del Real Madrid no sabe cómo justificarse ante las preguntas de la prensa en torno a la pérdida de su titularidad. Al quedarse sin argumentos, el jugador madridista opta por la vía del escapismo para no tener que rendir cuentas a nadie. Robinho utiliza una pequeña ventana de unos 40 centímetros para escapar del vestuario en la Ciudad Deportiva de Valdebebas, sin pasar por la zona de oficinas, según informaba ayer «El País». Salir por la ventana obliga a Robinho a dar un pequeño rodeo para alcanzar la zona del «parking» y marcharse de la instalación, pero la recompensa es despreocuparse de los medios de información y no tener que rendir cuentas sobre un estado físico, que cada vez está más cuestionado.

Desde que Robinho sufrió una lesión en la zona abdominal hace un par de meses el atacante brasileño no ha sido el mismo. Ha perdido la capacidad de desborde que le había convertido en el jugador más desequilibrante del equipo en el primer tramo de la temporada y que hacía de él una pieza básica en el esquema de Bernd Schuster. Sin embargo, el entrenador alemán confía más ahora en la capacidad de regate del holandés Robben. Robinho está relegado al banquillo, salvo en el último partido, el del pasado domingo, frente al Murcia.


«Robinho está un poco pesado, le cuesta hacer el cambio de ritmo. Eso se coge con partidos y nosotros estamos intentando darle minutos; pero después, si ves que no está bien, sería de tontos darle la titularidad», dicen los técnicos madridistas.


El jugador es consciente de que no está en su mejor momento de forma y parece ratificarlo con la actitud que ha tomado fuera del campo. Su ejercicio de escapismo del vestuario así lo confirma. No es algo nuevo. En el Real Madrid el italiano Cassano utilizaba la misma vía de escape del vestuario para no tener que cruzarse con los empleados de las oficinas ni con la prensa. Cassano salió por la puerta de atrás del club blanco como cedido al Sampdoria, y Robinho se ha convertido en prescindible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes