18 de abril de 2008
18.04.2008
 

La afición que reclamaba defensa casi y centrales e Fernán finalista europeo

18.04.2008 | 02:00
La afición que reclamaba defensa casi y centrales e Fernán finalista europeo

Cuando la NBA tenía interés, la afición de un equipo campeón gritaba en medio de los partidos a sus jugadores «¡Defensa, defensa!». Las gentes sabían de sobra dónde está la base del éxito de los deportes en los que se juegan puntos o goles. El grito de aquella afición tendrá que repetirlo a partir de ahora la afición del Getafe, admirable por tantas cosas, pero que en una semana se ha llevado las dos grandes decepciones del año: la caída en la UEFA ante el Bayern Múnich y la segunda final de la Copa del Rey. Cuatro goles marcados pero seis encajados en los dos partidos provocan que el equipo se haya quedado fuera de las semifinales europeas y del podio copero. ¿Suena esto de los goles en contra? Podría ser.


Lo cierto es que, conectado el canal historia, no es descabellado vincular la trayectoria del Getafe con la que tuvo el Sporting en aquellas dos finales consecutivas, perdidas ambas porque la ley del fútbol dice que los equipos han de perder finales antes de poder ganar una. Pero los modestos o aprovechan la oportunidad o tardan décadas de volver a tenerla. Es lo que puede pasarle al Getafe, roto por una semana decepcionante pero que firmaría vivir año tras año. El Sporting perdió aquellas finales y perdió eliminatorias europeas y cayó en el duelo con el Real Madrid por el título de Liga, pero nadie le puede quitar lo bailado entonces y las satisfacciones que ofreció a la afición. Eso mismo puede decir el equipo del sur de Madrid, que se quedó sin fiesta, como el Valencia, que no está para bromas. El Valencia puede decir que en su peor año desde el descenso se ha hecho con un título, que no parece servir de consuelo porque el caos montado allí no tiene parangón.


El canal historia está lleno, pero lo importante es el canal actual, que recoge lo que está en juego, un ascenso. Un ascenso para el Sporting es ahora mismo más que un título de Copa para el Getafe, que jugaba en Las Margaritas, campo al que tuvo que viajar el Sporting en la temporada del último ascenso para jugar los minutos que quedaban de un encuentro suspendido en Puertollano por invasión de campo. Minutos jugados entre semana y a puerta cerrada. O tempora, o mores.


Ahora, a la espera de la llegada del filial del Sevilla, los gritos de los aficionados americanos reclamando a sus baloncestistas defensa a tope se han vuelto a poner de moda. Porque las sangrías en la portería propia suelen salir muy caras. El Getafe es el último ejemplo, pero los seis goles encajados en dos partidos es una música que, por desgracia, suena en los oídos rojiblancos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine