23 de abril de 2008
23.04.2008
 

El escaparate de la bahía

23.04.2008 | 02:00
El escaparate de la bahía

Mientras las calculadoras echan humo a cuenta de los puntos que serán necesarios para consumar el ascenso, mientras los aficionados donostiarras comienzan a pensar que Juanma Lillo no va a ser capaz de levantar el equipo con tanto experimento técnico, táctico y estratégico, el Granada 74, próximo visitante del bondadoso Molinón, ya tiene sustituto para Antonio Tapia, defenestrado el mismo día que Koeman. Se trata de Marcos Alonso, el hijo de Marquitos, que quiere relanzar su alicaída carrera desde Motril. Debutará el domingo y llegará a Gijón, donde jugó tantas veces, al domingo siguiente. La caída de Tapia provoca que 29 entrenadores se hayan visto implicados en cambios en los banquillos a lo largo de esta Liga. Veintinueve entrenadores implicados en los relevos para 15 equipos porque hay banquillos que llevan tres inquilinos. Salvo el relevo en el Sevilla Atlético, donde Jiménez dio el salto al primer equipo, en los demás el ansia por sumar puntos provoca los cambios. Sólo siete equipos no han hecho cambios, lo que prueba las angustias de la categoría.

Procopio, por ejemplo, es el tercer entrenador del Cádiz en esta temporada, que espera a los rojiblancos después de ganar en Soria al gran líder, el Numancia. Cuando se habla del Cádiz y del Sporting es obligado conectar con el canal historia. Y no precisamente para recordar, que también, el trofeo «Carranza» conseguido por los rojiblancos en el año de gracia de 1984 (aquellos tiempos sí que eran adecuados para la lírica, bastante antes de la aparición de los depredadores). En Segunda, en el año del último ascenso, el Cádiz, dirigido por Enrique Mateos, peleaba por el liderato con el Sporting. Partido de la jornada para las emisoras de radio y uno a cinco en el marcador. Aquéllos sí que eran puñetazos en la mesa, y no los de Rajoy. Poco después, uno a dos en el viejo Tartiere y regreso a Primera como quien lava.

Carmelo, jugador de un buen Cádiz, era conocido, cosas del humor gaditano, como el «Beckenbauer de la bahía». Cádiz puede ser para este Sporting el escaparate de la bahía porque ya pueden hacer milagros los que vienen detrás, pero, como el equipo repita algo parecido a la victoria en el Carranza o a aquella del año pasado en Segunda, no habrá pasito que valga. Será el penúltimo zambombazo preciso para convencer a los que, ¡ay!, aún tienen dudas. Los que andan a la busca de meigas, que apunten la hora del comienzo del duelo ante Procopio y los suyos: las cinco de la tarde. Y ese día no hay toros en el Puerto de Santa María.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes